¿Es seguro el césped artificial?


¿Qué puede ser más saludable que el sudor de un gran partido de fútbol americano o de fútbol convencional en su frente? Lamentablemente, jugar sobre césped artificial, en especial el que se utiliza en los campus universitarios y en los estadios deportivos profesionales puede estar relacionado con material canceroso tóxico.

Informes recientes han resaltado el hecho de que el césped artificial utilizado en muchas de nuestras prácticas deportivas puede contener sustancias químicas dañinas (Traducido por Google Translate) que pueden causar estragos en nuestros sistemas. Muchas personas no se dan cuenta de que césped artificial es solo una forma bonita de decir migas de neumáticos trituradas.

Cuando se construyó el Houston Astrodome en los 60, Monsanto salió al rescate cuando del estadio techado era demasiado oscuro para cultivar hierba en su interior. La infame compañía de productos químicos creó una alfombra plástica de caucho molido llamada Astroturf. Luego se creó utilizando neumáticos y se convirtió en la norma para los terrenos deportivos techados y al aire libre.

El terreno de juego promedio se fabrica a partir de 120 toneladas de neumáticos molidos (Traducido por Google Translate), triturados en pedazos tan finos que liberan lo que un observador llamó una “pequeña cantidad de metales y sustancias químicas tóxicas, que provocan cáncer y desencadenan mutaciones”. Lamentablemente, como ocurre también con muchos de los productos aprobados por las administraciones de seguridad de los Estados Unidos, estos terrenos deportivos de caucho despiden docenas de emisiones de otras sustancias químicas que son altamente cuestionables en relación con los efectos que provocan en el cuerpo humano.

Aunque muchos entusiastas del deporte han aplaudido el césped artificial por ser más conveniente que la hierba natural y más maleable y seguro para los eventos deportivos, en realidad debemos considerar el hecho de que nuestros jugadores fuertes y sanos están respirando gases tóxicos. Además, ¿queremos en verdad que nuestros hijos jueguen y se revuelquen en los mismos neumáticos ennegrecidos que botamos de nuestros carros?

Patti Woods, de Grassroots, explica por qué el césped artificial puede causar tantos problemas:

“Los neumáticos normalmente contienen sustancias tóxicas, razón por la cual está prohibido arrojarlos en vertederos o al mar, por lo tanto, es razonable preguntarse si este material es seguro para ser utilizado en terrenos donde juegan niños”.[1]

Lo que resulta verdaderamente inquietante es que el Departamento Estatal de Salud Pública haya declarado que la presencia de estas sustancias químicas en el césped artificial no tiene mucha importancia. Esto no me sorprende dado el hecho de que el negocio deportivo es una industria que produce miles de millones de dólares. Nadie quiere pensar que los jugadores de su equipo favorito están respirando en medio de toxinas cuando salen al terreno de juego.

Además, la industria de neumáticos no podría estar más satisfecha al haber encontrado una forma lucrativa de deshacerse de los neumáticos usados, teniendo en cuenta que son tan tóxicos que a menudo los rechazan en los vertederos.

A pesar del “visto bueno” del Departamento de Salud Pública, muchos ambientalistas, deportistas, medios de comunicación y personas encargadas de formular la política se preguntan que tan seguros pueden ser estos céspedes artificiales. En especial cuando tenemos en cuenta que un terreno deportivo de tamaño promedio pudiera estar emitiendo gases de más de 26,000 neumáticos molidos.

Representantes del Centro de Salud Ambiental y Ocupacional en la Universidad de Connecticut descubrieron que el césped artificial puede representar un riesgo para las personas jóvenes, los niños y los bebés. Esta información nos llega al mismo tiempo que se están introduciendo neumáticos tóxicos triturados como material para la construcción de parques y zonas de recreo para niños bajo techo y al aire libre.

Los fabricantes de neumáticos están sacando buen provecho pues cada cancha deportiva para niños con césped artificial cuesta la enorme cantidad de $500,000 a $1 millón de dólares. La Estación Experimental Agrícola de Connecticut considera que si un niño consumiese solamente 10 gramos de las migas de caucho, esto estaría por encima de lo que muchos estados llaman “el umbral de riego de cáncer”.

Países europeos como Suecia han recomendado que las migas de caucho utilizadas para mantener maleables los terrenos no se utilicen en lo absoluto en las nuevas instalaciones declarando que la sustancia es peligrosa para salud. El Ministerio de Salud de Italia ha descubierto igualmente que el césped artificial puede contener sustancias (Traducido por Google Translate) carcinógenas.

La Estación Experimental Agrícola de Connecticut examinó la composición real de los neumáticos molidos y encontró una gran cantidad de sustancias químicas (en inglés) que cuando son aspiradas por los seres humanos pueden ocasionar efectos perjudiciales para nuestro organismo. Algunas de las sustancias “lixiviadas” por los neumáticos molidos incluyen negro de carbón, benzotiazol, butilhidroxianisol, hexadecano, plomo, cadmio y otros 20 compuestos orgánicos volátiles.

Fuente: http://www.globalhealingcenter.net/

Anuncios

2 comentarios

  1. Pues a mi me parece bien pq cumples con 2 objetivos:
    -Reciclas neumáticos q son difícil reutilizado.
    -Provocas cáncer en sitios masificados exterminando el peor parásito q habita en el planeta, el ser humano.
    El único problema es q es lento, aunque si los juntas con otros métodos q hay entre todos haremos q este mundo sea un sitio mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s