SOPLADORAS_ VENENO PARA TODOS_


¿Son las sopladoras un medio efectivo para barrer las calles de la ciudad?

Esta pregunta solo tiene sentido si viene planteada desde la perspectiva ingenua de una persona sin ningún tipo de preparación ni formación, carente de cultura general básica y sumida en un analfabetismo propio de otras épocas, donde la información se reservaba para unos pocos, en los sótanos de las iglesias y conventos. Pero cuando la pregunta debe realizarse en un foro público como este, dirigido no solo a los lectores del mismo, sino también y sobre todo a nuestra clase política, que además ya ha sido advertida  en múltiples ocasiones de lo que a continuación voy a detallar, entonces la cosa se torna cuanto menos delirante:

12492808-etiqueta-de-riesgo-biol-gico

El mecanismo utilizado para barrer las calles de nuestra ciudad es altamente tóxico en varias dimensiones de nuestra realidad biológica, además de la realidad legal. Para empezar podemos detenernos en la violación sistematizada de la ley de riesgos laborales. El ayuntamiento atenta contra la salud de sus trabajadores cada vez que les permite realizar estas tareas sin las correspondientes protecciones acústicas y los filtros para las vías respiratorias.

Las calles están cubiertas con pequeñas partículas de tierra, pesticidas, hongos, esporas, fertilizantes, fibras de balatas, orines, escupitajos y vomitada, más el excremento de caballos, perros, aves, ratas, murciélagos, etcétera. Además, se encuentra plomo, arsénico, mercurio y otras substancias carcinogénicas en los 2.5 kilos de partículas lanzadas en el aire cada hora por una sopladora. En realidad, las cosas que estas máquinas ponen en nuestras bocas son peores de lo que encuentras en las suelas de tus zapatos. (¿Lamerías las suelas de tus zapatos?) Muchas horas después de su uso, ese polvo lentamente entra las casas de todo el vecindario por las ventanas.

Dicho esto, no hace falta que me extienda más en el acto criminal soterrado que semejante fórmula de limpieza representa para la población en general.

Termino ya con los datos de contaminación acústica y de emisiones de carburos:

Las sopladoras producen un nivel de ruido de 70 – 75 decibeles a una distancia de 15 metros, suficiente para causar verdadero daño al oído. Para el operador de la máquina es peor: está garantizada la sordera arriba de 70 decibeles si no protege sus oídos. Evidentemente, el resto de la población se expone al mismo riesgo.

Respecto a las emisiones de su motor podemos decir que, cada media hora los contaminantes que emiten los modelos que queman gasolina son equivalentes a los que produce un coche durante un viaje de 708 kilómetros.

Como ven todo muy sostenible, saludable  y ecológico.

Esperando sirva esta nota para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, atentamente

Mario López

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s