CARTA ABIERTA AL FÚTBOL CLUB BARCELONA


Encarnizamiento; con esta palabra ha definido la directiva del Fútbol Club Barcelona la actitud presentada por la Hacienda Pública española contra el futbolista Leo Messi. El portavoz del Club, Josep Vives, tampoco se ha quedado corto con el aderezo de su discurso ante los medios, considerando que el Estado ha humillado a su “astro rey” en un ejercicio de escarnio público.

El Club ha salido en tromba para defender el honor de Messi, con una ridícula campaña que se anuncia bajo el lema “Todos somos Messi”. ¿Y por qué digo ridícula? Pues bien, de manera breve, para no abusar de la paciencia de los lectores, voy a intentar  explicarle a la directiva del Barcelona lo que un pequeño contribuyente siente ante estos hechos.

El señor Leo Messi ha dejado de ingresar (perdonen por el eufemismo para lo que en realidad es un delito de fraude fiscal) un montante de más de 4 millones de euros. La excusa es la manida “yo no sabía nada, fue mi asesor”, muy al uso entre los millonarios y políticos españoles. La cuestión es que la palabra “encarnizamiento”, que el Club considera acorde para definir las acciones que ha tomado la Hacienda Pública contra Messi, a los contribuyentes de clase media que hemos descendido al abismo de la clase baja, nos parece, cuanto menos, un insulto hacia nuestra situación.

Intuyendo  que una vez llevas demasiado tiempo viviendo en el universo paralelo de la fortuna y la opulencia puedes llegar a olvidar el verdadero significado de las palabras más comunes y su connotación, voy a permitirme el lujo de recordarle a la junta directiva del Club de Fútbol lo que es, verdaderamente, el encarnizamiento contra un contribuyente:

Decenas de miles de autónomos, que han cotizado durante décadas, se han visto abocados a la ruina tras cierta inestabilidad económica de carácter global. Algunos han sucumbido en el interior de un nudo de soga, otros en el alcoholismo, muchos han regresado a vivir con sus padres _con la humillación que semejante situación conlleva_ y sin más remedio que rascar de  lo poco que dan las pagas de jubilación para mantenerse vivos. Incluso los hay que han terminado en la calle, solos y durmiendo sobre un cartón… No voy a extender más en las consecuencias.

Entre los supervivientes del desastre, una buena parte, quizá por fortaleza emocional, quizá porque han tenido más suerte con su familia, intenta volver a remontar, a rehacer su vida desde el inframundo, que le aseguro no es tarea fácil. Buscan empleos precarios que no sirven más que para destrozarte las articulaciones,  se matriculan en una universidad, o en grados técnicos, o dónde a bien crean que puede serle de utilidad para reincorporarse al mundo laboral. Pero para eso hace falta tener las necesidades básicas cubiertas; ya saben, lo de comer, beber, vestir y pagar las elevadas tasas. ¿Qué habría sido de la gran parte de nuestros científicos si no hubiera habido detrás un autónomo, o un trabajador por cuenta ajena, que como una hormiguita ahorradora pagara las facturas de manutención? Entonces, cuando crees que ya no puedes estar más jodido, e incluso así sacas fuerzas y dices; voy a poder con esto,  te llega una bonita carta del Estado, y te dice que como le debes cuatro puñeteros recibos de la seguridad social, has perdido el derecho a beca. Sí, señor  Josep Vives, por apenas 1.000€, incluso por mucho menos, puedes perder toda posibilidad de reinventarte, de adaptarte, de construir un nuevo futuro con el que seguir cotizando, como siempre hemos hechos. Por muy hundido que estés, el Estado puede aplastarte aún más. ¿Y sabe usted por qué? Pues porque existen unas reglas que deberían ser para todos, pero que solo se cumplen a rajatabla cuando se trata de un pobre desgraciado que no tiene medios de defensa, aunque se estén  violando sus derechos fundamentales. A los pequeños deudores con la seguridad social se les ha llegado a retirar su propia tarjeta sanitaria, se les ha embargado, dilapidado y castigado hasta hacerlos llorar de rabia y frustración. ¡Eso es encarnizamiento!

Messi, por otro lado, es un multimillonario avaricioso que ha terminado como defraudador fiscal. Ha robado a los contribuyentes españoles lo que varias familias juntas jamás ganarán en toda su vida de duro trabajo. Así que no me hable de escarnio, de humillación ni de encarnizamiento. Messi debería estar entre rejas. La cárcel, para individuos que defraudan a este nivel sería un castigo aún leve, si tenemos en cuenta la proporcionalidad con la que se trata a las pequeños deudores por causas sobrevenidas. Si la ley se hubiera aplicado con la misma contundencia que se nos aplica al resto de españoles, es probable que además de haber sido encarcelado, se le deberían haber bloqueado todas sus cuentas y embargados muchos de sus bienes, además de expulsado del país. Pero claro, los astros, los reyezuelos encumbrados por la turba, así como los clubs que los protegen (por cierto, deudores con la hacienda pública de cientos de millones de euros) viven en una galaxia muy lejana, donde las fuentes son de oro y los pájaros cagan diamantes. Mientras tanto, el resto, los que habitamos el planeta donde la mierda de pájaro te estropea el traje, al parecer debemos vivir pendientes de que los jugadores de pelota no se vean ofendidos por las exigencias fiscales de nuestro país. Ya saben, son los nuevos héroes… Y no olvide que mientras esto sucede, miles de grandes cerebros con altas capacidades, potenciales generadores de mucha más riqueza e infinitamente más productivos para la sociedad que los integrantes de un estúpido juego de pantalón corto, se han visto obligados a abandonar a sus familias, a sus amigos, a cruzar las fronteras, a despedirse de su cultura,  a emigrar para poder ganarse la vida, porque para investigación, para la ciencia y el conocimiento resulta que no hay fondos.

Mario López; estudiante de psicología cognitiva y neurociencia,

además de ex-autónomo arruinado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s