Pistas de Pádel y otros negocios sucios


Olvídense de los programas educativos para el emprendimiento promocionados por la Junta de Extremadura. No se dejen engañar. En realidad, el modelo de empresario vinculado a las instituciones públicas es el único modelo con proyección de futuro en este seudo-país al que llamamos España. Da igual lo bien que hagas las cosas, si no tienes colegas políticos, estás jodido.

A este respecto, existe una fórmula sencilla que vincula a ambos sectores (el público y el privado) y que se ha convertido en la panacea del éxito. Por un lado tenemos al empresario, que vende un producto que no tiene demanda alguna. Pero no hay problema, para eso tenemos al amiguete político, que con su influencia consigue crear una demanda donde antes no la había. Si no existe la necesidad pues la creo y ya tenemos negocio.

En Valencia se está hablando de todas esas empresas de “amiguetes” que se dedicaban a la venta de césped artificial y de componentes para la construcción de pistas de pádel. Hasta hace poco, el pádel ni tan siquiera era considerado un deporte. Pero claro, la derechona Aznarista decidió ponerlo de moda, crear una necesidad y convertirlo en un deporte de masas. A partir de ese momento, las diputaciones de todo el país, gobernara la izquierda o la derecha, se han volcado en la promoción de pistas de pádel que, curiosamente, han sido construidas con materiales provenientes de la misma empresa, afín, como no, a los amiguetes de la derecha.

81750507

Las diputaciones de toda la nación han generado la necesidad social, cuando esta no existía. Y lo han hecho no con la finalidad de promover el deporte, sino de convertir a ciertos individuos en amiguetes muy ricos. Sí, sí; ese es el modelo “güeno” de empresario español.

Los pueblos extremeños no son una excepción a la moda. Bajo el mandato del fascista Alfonso Pantoja, en Montijo se construyó un campo de césped artificial y varias pistas de pádel, valorado todo ello en más de 500.000€. Las dos cosas incluían sobre costes de decenas de miles de euros, además de coincidir en el tiempo con un recorte en servicios sociales, dejando el presupuesto municipal para casos de emergencia vital en 300€ año (no es una errata).

El nuevo alcalde, Manuel Gómez (PSOE), que con el subidón de la campaña electoral prometió una auditoria municipal, ha decidido finalmente, y para sorpresa solo de los incautos, pasarse por debajo del forro la promesa. Ya saben, al igual que Donal Trump sabe que sus votantes son unos estúpidos con una fidelidad enfermiza y que, pase lo que pase, una buena parte renovará la confianza. La cuestión es que no sé si la empresa que suministró los materiales para la construcción de las pistas montijanas se corresponde con las investigadas en la trama corrupta valenciana. Pero ¿no creen que sería bueno saberlo?

Ahora bien, con la negativa del PSOE a auditar cuentas, ya os adelanto que es posible que los montijanos nos quedemos con las ganas. Además ¡qué les importa a ustedes dónde va el dinero de sus impuestos, malditos leninistas bolivarianos!

Anuncios

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s