Te dejo, cabrón


Dentro de la terminología de violencia machista se ha incluido aquella que deriva de la dominación económica, sin tener que llegar necesariamente al acto violento de manera explícita. Debe suponerse que en una relación de pareja saludable y deseable, ambas partes tendrían que poder garantizar su sustento vital en caso en caso de ruptura. Si una de las partes queda desvalida ante la independencia de la otra, es la de mayor potencial económico la que puede usar su posición para ejercer una forma de violencia sibilina, caracterizada por amenazas y presiones que dejan en estado de indefensión a la parte débil de la relación.

La naturaleza de las relaciones de pareja representan un microcosmos, y en realidad podemos extrapolar sus fundamentos a cualquier otro tipo de relación entre humanos que pretenden una convivencia en paz, de mutuo acuerdo y con intereses comunes.

Dicho esto, me gustaría que piensen en la Unión Europea como una relación sentimental. Mejor aún, prefiero que más que imaginar se percaten de una vez por todas de que la interrelación de los países Europeos es exactamente igual que una relación sentimental, solo que con más de dos miembros: Tenemos intereses comunes, queremos vivir en paz, nos gusta conservar cierto grado de independencia y además compartimos recursos.

la-europa-del-euro

A estas alturas deberían ya saber por dónde voy. Pero por si acaso vamos a ser más explícitos:

No me cabe duda; podemos afirmar que la Unión Europea es una relación entre personas donde se está ejerciendo una terrible violencia hacia la parte débil. Cuando empezó este matrimonio, la zona rica analizó los pormenores de las uniones con los distintos miembros, considerando que todo era correcto, que existía sostenibilidad en el mantenimiento del grupo. La parte rica fue la que organizó y alimentó los programas de subvenciones al desarrollo, pero sin imponer cuentas de resultados. La parte rica financió los excesos políticos de la parte pobre, infló las burbujas financieras y, malintencionadamente, hizo la vista gorda sobre la oscura sombra de la corrupción, que servía de coladero para que las empresas afines consiguieran suculentos contratos a base de gastar más de lo que se podía gastar, eso sí, sin repercutir en el desarrollo social. Antes de esto, la parte rica decidió a que se podía dedicar cada uno de los miembros de la relación, reguló cuotas de producción y dictaminó los designios de las políticas de crecimiento industrial a base de talonarios a la “no producción”. (Os recomiendo una lectura del tratado de Maastricht) En cierto modo, el rico de esta relación fue parte determinante en la consolidación de las políticas del susidio. Pero claro ¿cómo ejercer la violencia contra tu pareja sin que la policía te detenga? Pues muy sencillo, en realidad solo tengo que conseguir que sin mí no pueda vivir, cortarle toda fuente de financiación externa y evitar que aprenda a trabajar de manera independiente. Luego viene la amenaza y la extorsión… El método es de manual. ¿Quiero decir con esto que los países pobres tan solo somos marionetas de los ricos y que no tenemos responsabilidad en lo ocurrido? Pues supuesto que no. Los pobres hemos querido cerrar los ojos ante la evidencia. Sin embargo, ahora, cuando el rico abusa, cuando nuestra pareja de relación decide como tenemos que vivir y como tenemos que pensar, nos damos cuenta de la trampa mortal en la que habíamos caído al aceptar sus condiciones postmatroniales; nunca debimos dejar nuestro trabajo, ese que nos alimentaba y que pagaba nuestras facturas antes de decidir casarnos con el alemán de los cojones, tampoco debimos abandonar las antiguas amistades…El novio rico nos la ha jugado. Solo quería una esclava, una nena bonita que le sirviera de fulana, una tierra barata, fácil de conquistar… Y lo ha conseguido.

Estafa redonda

La relación está pervertida. No podemos hablar de igualdad ni de libertad cuando se nos amenaza con el bloqueo internacional en caso de divorcio. Eso es violencia en el más amplio sentido de la palabra. La extorsión mafiosa de la Unión Europea solo puede ser contestada con contundencia y altas dosis de dignidad. Nadie puede amenazarnos con quitarnos el pan sin que le abofeteemos la cara. ¿Es que hemos perdido todo sentido del honor y del deber como pueblo? Así que me río cuando oigo hablar al partido popular y al partido socialista de soberanía nacional y de como los Catalanes quieren romper España. Pero hombre, si España ya no existe. Si acaso podemos considerarnos una provincia de veraneo para jubilados europeos y universitarios borrachos. ¿Dónde está esa soberanía cuando se nos insta desde Bruselas a abandonar las políticas sociales en favor del pago de la deuda privada? ¿Dónde quedáis el orgullo patrio en esos delicados momentos, señores del PPSOE? Alta traición a la patria, es el delito capital que han cometido todos y cada uno de los miembros de estos dos partidos políticos…

Esta relación ya no mola y quizá sea mejor abandonar las comodidades que nos ofrece alguien que en realidad no pretende que seamos independientes, fuertes y poderosos, sino que condiciona su amor a que estemos dispuestos a servir a sus deseos más oscuros.

Mario López (vocal de Piratas de Extremadura)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s