Desmontando Terapias Alternativas -capitulo 2-


Auriculoterapia, Par Biomagnético, Terapia Ayurvédica, Magnetismo Animal, Parapsicología de la Transconsciencia, Reiki… Los establecimientos que ofrecen este tipo de técnicas, de las que hemos hablado en el post anterior; DESMONTANDO TERAPIAS ALTERNATIVAS –capitulo1- y que ampliaremos en este, suelen ser los mismos que consideran las terapias ARQUETIPALES, o sea, el Tarot, la Astrología y supercherías varias como fórmulas efectivas para conocer los designios de los seres humanos. ¿Sus víctimas? Los analfabetos científicos, un grupo heterogéneo que lo conforma más del 90% de la población occidental. Dicho de otro modo, cuando usted se pone en manos de esta gente, está vendiendo su salud a personas aquejadas por delirios crónicos, considerando el delirio como un dicho o hecho absolutamente disparatado carente del más básico sentido común. La otra posibilidad, no menos inquietante, es que estos “terapeutas” simplemente sean conscientes de todas las falsedades en las que basan su trabajo, lo que los convertiría ya no en pobres paranoicos (que sería un atenuante legal), sino en auténticos estafadores (donde consideramos la estafa como un timo o engaño con afán de lucro) parapetados bajo la subjetividad del libre comercio.   SEM_TT~1Casos hay a miles, en todos los pueblos y en todas las ciudades. Más repugnante, si cabe, es que esta prole de estafadores suelen usar el desprestigio de la ciencia reglada con una enumeración de sus errores, obviando, eso sí, la enorme lista de enfermedades, trastornos o traumas que hace muy poco tiempo mataban a millones de seres humanos y que hoy en día pueden ser superadas con escasos efectos secundarios gracias a esa ciencia “maléfica” regida por poderes económicos oscuros, como ellos suelen definirla. De hecho yo, personalmente, conozco a más de uno de estos que disparatan sobre la ciencia médica y farmacológica actual que, si no fuera precisamente por ella, por la “maléfica ciencia médica y farmacológica”, hace años que estarían muertos. Estoy seguro que usted también conoce más de un caso ¿verdad?: Diabetes, Trastorno vasculares, cardiopatías, cáncer…las lista es demasiado larga. Hablan de confabulaciones y de poderosas compañías, sin percatarse de que es el capitalismo salvaje y no la ciencia reglada y académica la que prioriza el interés mercantil al del bien estar público. Sí, justo ese mismo interés económico que mueve a las grandes compañías es el que mueve sus pequeños negocios, donde facturan por la venta de NADA, en el mejor de los casos, o de LESIONES IRREPARABLES _ tanto físicas como mentales_ en el peor de ellos. Sin embargo, no son pocos los hombres de ciencia que han trabajado gratis, que han quemado sus vidas por el bien general, incluso sacrificándose con la experimentación sobre sus propios cuerpos. De hecho, a día de hoy, sin tener que recurrir a la máquina del tiempo, aquí y ahora, siguen existiendo generadores de conocimiento becados, que, con tal de no dejar a medias sus trabajos de investigación, y lejos de cobrar un sueldo por ello, han estado poniendo dinero. Mientras tanto, gran parte de nuestra idiotizada sociedad sigue recurriendo a la videncia o a las terapias ejecutadas por gente sin la más mínima capacitación, gastando ingentes cantidades de dinero para alimentar la charlatanería y la superchería. Y lo más peligroso, mezclando tratamientos médicos con ciertos componentes alternativos sin advertir de sus efectos de interacción, pudiendo llegar a ser, en no pocos casos, muy graves. ¡Lamentable!

Si el lector de este post sigue interesado en conocer las bases de algunas de estas técnicas seudocientíficas, ahora las desglosaremos someramente:

 

Auriculoterapita

Sin evidencias científicas. Otra estafa más. Con sorprendente origen. En 1955 Paul Nogier, francés, se inventó la auriculoterapia después de comprobar que, más o menos, las orejas tienen forma de feto invertido. De ahí sacó la conclusión de que en la oreja está representado el cuerpo humano completito, con uñas, pelos y dientes incluidos. Según los gurús de esta psicociencia, cuando se masajea determinado sector de la oreja se producen ondas sensoriales o cambios electromagnéticos que se propagan hasta el órgano correspondiente y así se alivia al paciente.

Todo comenzó cuando Nogier -quien practicaba indistintamente la acupuntu­ra, la homeopatía y la qui­ropráctica- supo que cierto curandero de la ciudad de Lyon trataba la ciática cau­terizando levemente la oreja. Se dedicó entonces a estudiar orejas y con un poco de ima­ginación descubrió que todas tenían más o menos la forma de un feto humano invertido. De ahí sacó la conclusión de que en la oreja está representado el cuerpo humano completito, con uñas, pelos y dientes incluidos.

En realidad, tal idea no tiene nada de original. Muchas otras pseudo­ciencias sostienen que ciertas partes del cuerpo, llamadas somatotopías, corresponden a la totalidad del resto del organismo. Por ejemplo, las manos, los pies, el iris de los ojos, el cráneo, la frente, la nariz, la lengua, la mucosa de los cometes nasales, una zona triangular en el cuello, y por supuesto, la oreja.

Según estos charlatanes, cuando se masajea determinado sector de la oreja se producen ondas sensoriales o cambios electromagnéticos que se propagan hasta el órgano corres­pondiente y con ello se alivia cual­quier mal. Pero el puro estímulo físico no basta, pues -se lee en un manual de auriculoterapia- “debe considerarse también a esa zona un teléfono por el que expresamos nuestro deseo e intención de curar… (lo cual) es una parte importante de la auriculoterapia, especialmente si va acompañado de una conside­rable cantidad de amor a nuestro prójimo”. No es necesario, empero, susurrar tiernas palabras al oído del paciente. El buen propósito basta.

Así, con amorosos y bienin­tencionados apretoncitos de oreja se puede curar toda enfermedad, padecimiento o trastorno imagi­nable, desde aftas o fuegos en las comisuras de los labios hasta úlce­ra gástrica, asma, hemorroides o enfermedades cardiacas, pasando por cefaleas, migraña, herpes, tras­tornos mamarios, problemas diges­tivos o renales, exceso de gases intestinales, estreñimiento, dia­rrea, gastritis, indigestión, cólicos, problemas menstruales, insom­nio, sinusitis, angustia, ansiedad, depresión, estrés, trastornos de la alimentación, bulimia, anorexia, obesidad, adicciones a drogas, alcohol o tabaco, esguinces, dolor de huesos y articulaciones, artritis y reuma, entre las más comunes.

Es más: los auriculoterapistas afirman que basta aplicarse preven­tivamente tales masajitos -men­sualmente por ejemplo- para evi­tar cualquier mal del cuerpo, el alma o el espíritu y conservarse sano y fuerte como un toro. ¿No es para encerrarlos?

Como es usual en las pseudome­dicinas, no existe un solo estu­dio científico serio que demuestre la relación entre la oreja y las diferentes partes del organismo, ni prueba alguna de la eficacia de la auriculoterapia. Y, como tam­bién es usual en estos casos, no se requiere ser médico – o tan siquiera haber cursado más allá de la secundaria – para practicarla. Basta tomar un cursillo como el de 15 sesiones de 3 horas de cierto instituto -cuyo nombre omitire­mos para no hacerle publicidad gratuita- que igualmente ofrece cursos de orinoterapia, magia del perdón, astrología y terapia de la reencarnación y vidas pasadas, y cuya seriedad puede juzgarse por el hecho de que junto con tales cursos vende las llamadas tarjetas radiónicas, las cuales con sólo lle­varlas en el bolsillo supuestamente vuelven a su portador inmune a los influjos de energía negativa, evitan que sea víctima de asaltos, hacen que el dinero fluya a raudales hacia él, que las mujeres -o los hombres en su caso- caigan rendidas a sus pies o que se vuelva un triunfador en los negocios. Algo así como la versión “científica” de las patas de conejo o los chupamirtos disecados que tradicionalmente se han usado para atraer la buena suerte y el amor.

Terapia del Par Biomagnético

Otra soberana mamarrachada que se define por sí sola: La terapia del par biomagnético es la creencia de que dos imanes pueden “depurar” el cuerpo, haciendo que los campos magnéticos “nivelen” el PH del cuerpo y eliminen virus y bacterias. Suele acompañarse con otra creencia: que toda enfermedad, sea artritis reumatoide, cáncer o diabetes, está producida por microorganismos patógenos, de modo que la acción de los imanes sobre el intercambio iónico celular modifica el pH, acaba con el patógeno y sana el organismo. Termino con el par Magnético exponiendo estas 10 cuestiones:

  • 1.- O jugamos todos o rompemos la baraja. Si un campo magnético es capaz de equilibrar el pH y eliminar virus y bacterias, debería darse una significativa menor incidencia entre los trabajadores que están expuestos a este tipo de campos, algo que no ocurre.
  • 2.- Supermicrobios omnipresentes. No es verdad que todas las enfermedades estén producidas por microorganismos. Muchísimos males no tienen relación con ningún patógeno. Enfermaríamos, incluso, viviendo dentro de una burbuja estéril.
  • 3.- Los experimentos, con gaseosa. Modificar el pH del medio celular no es algo que pueda hacerse alegremente. Variaciones de unas pocas décimas en el pH celular llevarían a la muerte.
  • 4.- Microbios milindres. Es falso que variando un poco el pH se eliminen todos los patógenos. Muchos patógenos pueden vivir a pH ácidos y básicos, en rangos que van desde pH 6 a pH 12, incluso más extremos.
  • 5.- Campos y campos. Si el campo magnético terrestre disminuyera de intensidad un 5% anual como afirman, hace mucho tiempo que habría perecido hasta el último ser vivo del planeta, dado que la exposición a la radiación solar (afortunadamente apantallada por un estable campo magnético terrestre), es altamente dañina, destruyendo por ejemplo el ozono y permitiendo así la penetración de los rayos UV.
  • 6.- pH magnetizado. No es cierto que un pequeño campo magnético altere el pH de un medio. De hecho, en laboratorio se emplean agitadores magnéticos para homogenizar disoluciones mientras se mide el pH, y si fuera cierta esa capacidad “equilibradora” todas las medidas serían erróneas.
  • 7.- No generalicemos. En los servicios de rehabilitación se utiliza magnetoterapia sobre todo para procesos de consolidación de fracturas. No se trata además de “un par de imanes”, sino de un campo magnético inducido eléctricamente muchísimo más potente. Que se utilice en estos casos no es justificación de que sirva para otros. Sería el equivalente a decir que el ibuprofeno cura el cáncer porque los médicos lo utilizan para el dolor de cabeza.
  • 8.- No existen los remedios mágicos. Desgraciadamente, no conocemos ninguna técnica que sirva para curar todo tipo de enfermedades (ni siquiera tenemos indicios de ella). Si te dicen que una terapia sirve para todo, déjalo, probablemente no sirve para nada.
  • 9.- Ciencia en el TBO. No existen estudios publicados en revistas científicas de prestigio que avalen la técnica del par biomagnético. Las únicas publicaciones son sitios alternativos del estilo de Discovery Salud, sin ninguna credibilidad. Cuando cualquier terapia médica dispone de millares de publicaciones, resulta arriesgado creer que ésta sea fiable encontrándola únicamente en webs que proclaman los beneficios de la homeopatía, la curación por el pensamiento o los tratamientos del cáncer con fitoterapia.

Terapia Ayurvédica

Un timo de libro que puede ser peligroso para su salud.

Muchos remedios ayurvédicos contienen altas dosis de metales como plomo y mercurio e incluso arsénico, que pueden poner en grave riesgo la salud.

Entre los productos vetados figuran Diabecom, Jambrulin, contra la diabetes; Lakshmivilash Ras, para combatir la fiebre, el resfriado y la tos; Karela, Maha Sudarshan Churna, para curar gripes y dolores musculares, y Rhumartho o Mahaygrajgogulu.

sandrorey2Ninguna investigación científica ha probado la eficacia de esta exótica medicina, que recurre a la superstición y a tratamientos dudosos, muchas veces peligrosos y tóxicos. Es para dudar cuando se afirma en una página web que “la medicina ayurvédica cura todo tipo de enfermedad”. Si fuera así, tendrían que decirnos en qué porcentajes. Porque si se trata del 100 por ciento de las enfermedades en el 100 por ciento de los pacientes, tendrían en sus manos un Premio Nobel de Medicina hace rato.

La medicina científica, en cambio, no afirma curar todas las enfermedades, aunque avanza en esa dirección y en el camino ha descubierto la cura miles de ellas.

Magnetismo animal

Una chorrada como pocas he leído

El período magnético en la historia de la parapsicología y lo paranormal nace, según la división histórica de Charles Richet, con el magnetismo animal de Mesmer. Mesmer fue uno de los precedentes de la hipnosis en 1778 y también influyó mucho en el trabajo de otras personalidades de lo paranormal, como las hermanas Fox.

Ya había autores anteriores a Mesmer que hablaban de las posibilidades de curar heridas e influir en el cuerpo de las personas a distancia. Un libro de 1639 mencionaba las propiedades curativas del “polvo simpático”, un polvo que permitía introducir las virtudes y buenos deseos en las heridas de las personas para ayudar a sanar más rápido el cuerpo físico.

mesmer-2El poder de la mente

Mesmer anunció mediante sus experimentos y sanaciones una técnica curativa basada en el pase magnético, un fluido capaz de comunicar las mentes y ejercer un influjo que denominó: magnetismo animal.

Este poder curativo, que se llamó magnetismo animal para diferenciarse de otros magnetismos como el mineral, el cósmico y el planetario. El poder del magnetismo animal permitía combinar las propiedades del influjo para que el sanador ayudara al paciente a mejorar su estado de salud. Posteriormente la parapsicología y los poderes paranormales de hipnosis pasarían a tener otros usos, como la liberación de traumas del pasado y una forma de bloquear las diferentes barreras que el subconsciente nos va creando para no liberar nuestra verdadera identidad.

Hoy en día, la relación entre los imanes, las reivindicaciones populares de salud y la comunidad médica y científica, sigue siendo la misma. El público se deja fascinar por la idea de una curación con electricidad, campos electromagnéticos y energía magnética. Y el hecho que muchas intervenciones médicas, que están legítimamente basadas en los avances sobre el electromagnetismo, aumentan este interés. La gente entiende que usamos la imagen por resonancia magnética (MRI) para mirar dentro del cuerpo. En estudios recientes, indican el potencial de la estimulación magnética transcraneal como tratamiento efectivo para las migrañas (Lipton y Pearlman, 2010). De forma rutinaria medimos de forma eléctrica (y ahora incluso magnética) las ondas cerebrales para evaluar la función cerebral.

El electromagnetismo es la energía real de la vida, y por lo tanto es muy posible que todo clase de intervenciones magnéticas y eléctricas serán de utilidad para fines diagnósticos y terapéuticos. Pero este potencial también abre la puerta a un mercado de innumerables dispositivos magnéticos de unos charlatanes que explotan este recurso. Puedes comprar de todo, ya sean imanes para el frigorífico y atártelo al codo, a la rodilla o ponértelo en un zapato o debajo de la almohada. Estos campos magnéticos estáticos no tienen ningún efecto demostrable sobre el flujo de la sangre o los tejidos vivos, y sus campos son tan superficiales que escasamente van más allá de la tela en la que están engarzados, y mucho menos a cualquier profundidad significativa del tejido. La evidencia científica de su eficacia es negativa (Pittler et al. 2007). Aún más absurdo son esas pulseras magnéticas que se supone que tienen un efecto curativo a distancia sobre el cuerpo. Su credibilidad se desploma aún más.

Lo que resulta eternamente frustrante es que ante el cúmulo de evidencias científicas que desmienten sus efectos, esto no parezca incidir en la comercialización y el atractivo popular de su reclamo. Esta desconexión aparece de forma más obvia ante la avalancha de solicitudes de artilugios y tratamientos magnéticos que ha sobrevivido durante siglos.

 homeopatia-seguro-de-vida-medicina-alternativa-irracionalidad-pseudomedicina-estafa

Texto completo – Parte I y II – Desmontando Terapias Alternativas TEXTO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s