DESMONTANDO TERAPIAS ALTERNATIVAS _capitulo 1_


Quiromasajistas _ Hay que tener mucho valor

Sobre terapias alternativas y otros pufos empresariales: La quiropráctica es una de las modalidades terapéuticas más peligrosas que existen. Viene a ser alguien que piensa que todas las enfermedades pueden curarse a través de la manipulación de la columna vertebral. Sus conocimientos sobre la fisiología humana no sobrepasan a los de un alumno de 1 de BUP, que complementan con cursillos privados sin validez científica alguna. Los accidentes al respecto están bien documentados en el libro de Mulet, muchos tan brutales como parálisis permanentes, etc. Antes de ponerte en manos de uno de estos atrevidos estafadores, piensa en lo que vas a hacer: Podría costarte muy caro

Flores de Bach

_La elaborada estafa_ Un placebo muy caro

Las flores de Bach, llamadas también remedios florales, consisten en una hiperdilución de flores maceradas que se emplean para tratar diversas enfermedades. La eficacia de esta presunta terapia ha sido analizada por el especialista en Medicina Complementaria Edzar Ernst en una reciente publicación, donde se realiza un metanálisis estadístico de los ensayos clínicos realizados hasta la fecha. Sus conclusiones son demoledoras: esta terapia es incapaz de justificar su eficacia con evidencias experimentales, más allá de los beneficios que supone un placebo.

terapiafloral

La terapia floral de Bach es una terapia alternativa fundada por Edward Bach un médico homeópata inglés en 1930. Define la enfermedad como el resultado de un conflicto entre el superego y la personalidad, como una desarmonía entre los 5 planos de los que se compone el ser humano: físico, emocional, mental, social y espiritual.

Las flores de Bach constan de 38 esencias florales elaboradas a partir de ciertas flores de plantas, árboles y arbustos con las que se busca la armonización entre estos diferentes planos.

Consejos para tí

Hasta hace poco no se había aplicado el baremo científico a las terapias alternativas. Además, los pocos estudios clínicos que se han hecho con las flores de Bach han mostrado resultados semejantes a un placebo. Por eso OCU no la recomienda. Lo que nos gustaría es que algún día se regulasen las terapias alternativas, para salvaguardar los derechos de los consumidores y evitar engaños.

En caso de que te decidas por este tipo de terapia, nuestros consejos son:

  • Utiliza la terapia floral como tratamiento complementario a la medicina convencional.
  • No escondas tu elección a tu médico habitual y no suspendas los tratamientos sin hablarlo antes con él.
  • Comprueba la formación sanitaria de la persona que te va a atender.
  • Suma el coste de la consulta al de los remedios, para saber el precio real de esta terapia.

Reiki – ¿Es que estamos locos o qué?

A veces uno descubre cosas tan inverosímiles que no se explica cómo es posible que incluso haya hospitales públicos y asociaciones estudiantiles que las amparen. Tan absurdas que no entiendo qué parte del cerebro se desconecta para que parezcan una buena idea. Me refiero al reiki.

falsoguru_unmasked

Resumidamente, el reiki es una artimaña mágica milenaria (inventada en el siglo XIX – XX) que afirma ser capaz de curar numerosas enfermedades gracias a la imposición de manos. Sólo que en vez de llamarlo “imposición de manos”, que suena demodé, viejuno y casposo, le ponen un nombre japonés que significa algo así como energía vital universal (energía y oriental, ¿qué sería de los estafadores sin estas palabras?).

El reiki afirma que la enfermedad se debe a un desequilibrio de ese campo de energía y que, aquí viene lo gracioso, el organismo puede alcanzar la autocuración si un chamán “equilibra” esa energía y “reorienta” los campos energéticos. No, en serio, no se rían, que hay gente que se aprovecha de semejante gilipollez para estafar a los enfermos.

¿Pero cómo se comete semejante despropósito? El reikipeuta primero se concentra en la sanación que quiere conseguir (la intención es crucial: si no, el tratamiento no funciona). Después pasa las manos extendidas por encima del enfermo, de la cabeza a los pies, para notar el flujo de energía (incluso a través de la ropa) en forma de cambios de temperatura. Por último, el curandero “reorienta” el campo de energía, quitándola de donde sobra, poniéndola donde falta y mejorando la armonía con el Universo en general. Todo este tratamiento, sin necesidad de diagnosticar y ausente de efectos secundarios, porque el reiki sabe dónde y cómo es más útil. Vamos, el mejor descubrimiento después de la penicilina. Y por si fuera poco, tras un breve aprendizaje de dos días también puedes administrártelo a ti mismo o a tu perro: con más tiempo serás capaz de hacerlo a distancia concentrándote con una foto del paciente. Sin rodeos: es tan absurdo que hasta una niña puede desmontar semejante mamarrachada. No es ninguna exageración: Emily Rosa, una adolescente estadounidense, fue capaz de diseñar hace catorce años un sencillo experimento que evidenciaba la estupidez que es el reiki.  Emily se preguntó: si todo este montaje se basa en un campo de energía, ¿por qué no comprobar si los reikipeutas son capaces de sentir esa transferencia energética a ciegas? Así que tomó un puñado de reikipeutas voluntarios, les dejó que meditasen y se preparasen, y les hizo pasar las manos a través de una pantalla. Entonces, lanzando una moneda al alto decidía sobre cuál de las manos del chamán pondría la suya. ¿Y adivinen qué ocurría? Nada. Los voluntarios eran incapaces de adivinar dónde tenía Emily puesta su mano, lo mismo que tampoco podían hacerlo los controles reiki-independientes elegidos. Un FAIL! como una casa.    Ahora llega la réplica de siempre: ¡pues a mí me funciona! Sí, hombre, sí: ya sabemos que la Ciencia enmudece ante la experiencia individual de mi primo. Quien aún piense que el tipo que habló en ese programa de radio a medianoche va mejor encaminado que los estudios científicos y el sentido común. Aclarado esto, vayamos a la parte de las publicaciones. Como ya sabrán, un estudio simplemente busca una asociación estadística entre dos hechos, pero la plausibilidad de esos hechos y su vinculación tendremos que explicarlas de otra manera. Por extensión, cuanto más inviable parezca esa relación, más fuerte tendrá que ser la evidencia; no nos bastará una significación estadística marginal en un pequeño estudio que aparece por ahí, porque si hacemos estudios como quien dispara con metralleta, seguro que algo sacamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s