Esa España de charlatanes


Decir que es lamentable se queda corto. Pero claro, si tengo que usar los calificativos en los que estoy pensando, pues lo mismo hasta me echan encima a la policía de la RAE.

Hace poco se ha generado una polémica tras unos comentarios vertidos desde la red social de la asociación de empresarios con la que colaboro, encargándome, entre otras cosas, de la creación de contenido web y mantenimiento de los blogs temáticos.

La cuestión es que una empresa de la localidad, de esas dónde se venden tratamientos esotéricos del New Age como remedios para todos los males, estaba publicitando una conferencia sobre HIPNOSIS DESPIERTA por el especialista Rafael Cañete, y todo ello patrocinado por el Ayuntamiento de Montijo (recordemos que Cañete pertenece a la agrupación socialista local ¿casualidad?).

Pues bien; que fui a decir, tachando al conferenciante de poco más que de un charlatán. Al poco, desde la red social FACEBOOK, la titular del negocio se dispuso a defender su metodología parapsicológica frente a la ciencia reglada, además de advertirme de que el conferenciante en cuestión, el tal Cañete, estaba más que cualificado para ejercer dicha charla. Para ayudarla en su contraataque apareció su noviete que, como siempre, más que argumentar bajo la razón, prefirió el ataque personal, que se le da mejor y es un método adaptado a su cociente intelectual. En fin, todo empezaba a adquirir tintes sub-realista en el contexto del siglo XXI.

char

Pero lo mejor vino cuando me enviaron el curriculum del “preparado conferenciante”, que a continuación os adjunto:

Rafael Cañete Rubio se ha formado en Parapsicología con el Dr. Ricardo Puncernau, neuropsiquiatra (Vicepresidente de la Sociedad Española de Investigaciones Parapsicológicas), siendo validada su tesis sobre “experimentación Psi-Gamma con símbolos pseudoaleatorios” por la Cátedra de Parapsicología de la universidad de Utrecht. Además, se ha formado en Hipnosis con el profesor Francisco de Asís Rovatti, sociólogo (Director del Instituto Psi-Alfa, Presidente de varios congresos Internacionales); en psicología I, II y III, con el profesor Portuondo en el Centro Internacional de Psicodiagnóstico y Psicoterapia de Barcelona; en Psicología de la Transconciencia, en el Instituto de Parapsicología de la Transconciencia; e hizo un Seminario de Hipnosis Regresiva con Francisco de A. Rovatti.

Por otra parte, ha realizado investigaciones sobre el “magnetismo animal” con los paragnostas Pedro Calvo Lerma (Burgos) y Mateo de Mateu (Barcelona). Ha investigado sobre la Elipse Mental y su influencia en la Percepción Extrasensorial con Ramón Pedrosa, presidente de la Central de Parapsicología del Museo de Badalona; e investigado sobre las experiencias extracorporales, en el centro de enfermos terminales Maimonides.

En cuanto a su labor pedagógica:
– En 1.983, presidió las “Primeras Jornadas Internacionales sobre la energía “PSI” y las sanaciones “Paranormales” en el Hotel Mediterráneo de Castelldefels.
– En 1.984. dirigió el “Primer Curso de Introducción a un enfoque Metodológico en la Parapsicología Experimental” en el Hotel Mediterráneo de Castelldefels.
– En 1.985, dirigió el Curso “La Hipnosis Regresiva” en el hotel Iris de Granollers.
– En 1.997, dirigió las “Primeras Jornadas de Parapsicología de Badajoz” en el Complejo La Parra de Badajoz.
– En 2003, dirigió el “Primer Symposium Monográfico de Parapsicología sobre Muerte y Experiencias Extracorporales” en el Colegio Mayor Universitario “Francisco de Sande” en Cáceres (Casa Palacio Pereros).
– En la actualidad, es asesor científico de la revista “PSI”.

¿A que mola? ¿Qué significa eso de “se ha formado”? ¿Acabó la formación o no la acabó? ¿Dónde estás sus estudios de grado en ciencias de la salud? Además ¿va en serio lo de considerar la parapsicología como una ciencia? ¿En qué mundo vive este tío? Por otro lado, el tipo habla más de las titulaciones de sus “maestros” que de la suya propia. Y quizá eso es lo que más hace sospechar sobre la veracidad de sus capacidades.

Una vez que el señor Cañete se ha definido por sí mismo con la presentación de su curriculum, viene la parte en la que yo le advierto:

En primer lugar; la charla utiliza un cartel dónde figura el logo de la Ciencia de la Psicología. Ni que decir tiene que Rafael Cañete, como consta en su propio haber, ni es Psicólogo titulado ni se le parece. Apenas unos cursos tipo CUARTO MILENIO y demás sandeces seudocientíficas que carecen de la más mínima validez y que, además, insulta a los miles de académicos de las ciencias del comportamiento, por no hablar de lo que significa hacerse pasar por un profesional de la salud cuando apenas alcanzas la categoría de charlatán de feria.

Y que conste que no digo que la Hipnosis no sea una técnica utilizada por profesionales de la salud, sino que es el Señor Cañete quién no puede presentarse como un profesional de la salud ni está cualificado para aplicar estas técnicas, que tan solo merecen el sobrenombre, como mucho, de métodos de relajación.

Pero primero introduzcámonos brevemente en el fascinante mundo de lo paranormal, en lo que sí parece tener mucho campo andado este peculira conferenciante.

Christopher Hitchens, en una memorable frase que ha pasado a denominarse “La Navaja de Hitchens”, se expresó diciendo: No olvidemos las elementales reglas de la lógica, según las cuales, explicaciones extraordinarias requieren evidencias extraordinarias y lo que puede ser afirmado sin pruebas, puede ser rechazado sin pruebas.

Todo el espectro parapsicológico se basa en la necesidad del ser humano de buscar explicaciones a cuestiones indescifrables para sus propias cogniciones. De hecho, la ciencia y su método se basan en el mismo impulso. Pero no olviden que existe una insalvable diferencia entre parapsicología y psicología científica cognitivo conductual: La primera se identifica por estudios bajo un empirismo poco contrastado, sin valerse del denominado método científico, indispensable si se quiere alcanzar un mínimo grado de validez. La segunda es una ciencia reglada, académica, seria y consecuente con el método científico, por lo que sus conclusiones adquieren una validez externa e interna de diferente grado.

Y ahora sigamos concretando:

La hipnosis, en sí misma, ya sea como método de sugestión o como tratamiento, es un placebo. No existe ni ha existido perdida de voluntad ni consciencia en el método hipnótico, por lo que la diferenciación entre hipnosis despierta e hipnosis solo puede infundir la sospecha de que el conferenciante no sabe exactamente de lo que está hablando.

La hipnosis es un estado donde personas sugestionables lo son aún más, provocando que el sujeto hipnotizado actúe, siempre consciente y en pleno uso de sus facultades cognitivas, según sus creencias y lo sugerido por el hipnotizador. Que el conferenciante se publicite en su curriculum como especialista en hipnosis regresiva también invita a la sospecha sobre sus verdaderas intenciones.

La formación científica no es fácil, y hacer ciencia requiere, aparte de una licenciatura, muchos años de preparación en metodología, matemáticas, diseños de investigación, etc. Es mucho más fácil leerse acríticamente unos pocos libros sobre hipnosis, poderes paranormales o astrología, como hace la autodenominada “psicología transpersonal”, que para nada puede ni debe confundirse con la psicología cognitiva conductual.

Pese a todos los estudios realizados sobre la hipnosis, sigue sin haber acuerdo sobre qué es la hipnosis, a pesar de los esfuerzos de la American Psychological Association para establecer un consenso. Lo que sí está claro es que la hipnosis, en caso de aplicarse como acción suplementaria de un tratamiento más complejo, debe realizarse bajo la supervisión de un psicólogo titulado, pues representa tan solo un método de relajación para acceder posteriormente a la terapia cognitiva conductual, que es la realmente eficaz.

El conferenciante en cuestión, y según versa en su curriculum, no es psicólogo, sino alguien que ha asistido a charlas, conferencias y cursillos de parapsicología, que nada tiene que ver con la psicología académica.

Intentar engañar a la gente presentándose como un especialista solo puede generar confusión entre los profanos, empujando, en no pocas ocasiones, al abandono de tratamientos convencionales y regulados, por no hablar de los riesgos que representa ponerse en manos de una persona sin cualificación suficiente para ejercer ramas de las ciencias de salud.

La hipnosis NO ES UNA TERAPIA, sino una herramienta. La terapia solo puede aplicarse por personal altamente cualificado en el método científico, no siendo este el caso. Repito: “la hipnosis, en sí misma, no es una terapia, nunca lo ha sido ni hay evidencia que avale que tenga sentido utilizarla como única intervención”.

Los datos indican que un 70% de los que practican la hipnosis son intrusos que se convierten en un peligro para la salud. Por lo tanto es razonable que se advierta de ello, máxime cuando el curriculum presentado por el conferenciante está lleno de estudios SEUDO-CIENTÍFICOS, que más bien podríamos considerar de charlatanería.

A falta de pruebas realmente científicas que digan lo contrario, y recurriendo a la frase de Christopher Hitchens, negar la utilidad y eficacia de la hipnosis entra dentro del derecho de expresión, por lo que no cabe la rectificación de lo dicho.

Es “engañosa” cualquier publicidad sobre la existencia de una facultad de hipnosis, ya que no existe el título de hipnoterapia, hipnólogo o técnico en regresiones hipnóticas. El Colegio de Psicólogos advirtió al respecto a esta situación, así como del hecho de que esta técnica “nunca” debe ser usada como única intervención terapéutica. “No existe en España una facultad de hipnosis dependiente de ninguna universidad pública o privada”.

La hipnosis “es única y exclusivamente una técnica y un campo de estudio, no una terapia, profesión o ciencia, una de las muchas herramientas de trabajo que el psicólogo o el médico puede utilizar dentro del contexto terapéutico o forense, si lo cree oportuno”. “Sólo puede aplicar la hipnosis con garantías un profesional debidamente titulado y capacitado para aquello que pretenda resolver, y siempre que está expresamente cualificado, además, para la aplicación de las técnicas hipnóticas”. El grupo recomienda asesorarse en el Colegio Oficial de Psicólogos “antes de ponerse en manos de alguien que indique que es hipnoterapeuta, técnico en hipnosis, hipnólogo, o especialista en regresiones hipnóticas”, ya que “se corre el riesgo de caer en manos de personas sin conocimientos adecuados para tratar el problema por el que se pide ayuda”.

Intentar hacer caja con la salud pública valiéndose de la credulidad de los incautos no es una actividad propia en la que debe participar un ayuntamiento. Pero claro, ¡qué voy a saber yo, que tan solo soy un loco perdido en un mundo que no entiende!

Para terminar voy a recordarle al conferenciante que hacerse pasar por psicólogo graduado, si no lo eres, en España se considera un delito muy grave contra la salud pública penado con varios años de cárcel. No me haga usted tener que verificar sus titulaciones en el colegio de psicología.

Mario López (Vocal de Piratas de Extremadura)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s