Hijos de puta con corbata, o medalla.


Resulta que nuestro equipo nacional de fútbol, (“esos héroes” modernos de la sociedad de consumo) ganaron el mundial fuera de España. Dicho esto, sus asesores económicos les recomendaron que, ya que el ingreso se percibiría fuera del país, pues lo mejor era declararlo donde menos impuestos les cargaran _en este caso, Sudáfrica_ La hacienda pública no dijo nada al respecto. Todo era legal, solo que inmoral. Ahora resulta que un empresario decide declarar en la hacienda pública española los ingresos de un trabajo realizado en el extranjero. No es obligatorio, pero decidió hacerlo. Pero claro, como ha declarado bajo una fórmula que le favorece fiscalmente, pues entonces es el más malo y corrupto entre los malos y corruptos. Sí, me refiero a Monedero. En definitiva, que declarar en España lo que podría haber declarado fuera, tan solo le ha traído disgustos. ¿Qué aprendemos de todo esto? Pues que en este país es mucho mejor para la imagen pública ser un hijo de puta con corbata, o medalla, sin olvidar la estupidez crónica del pueblo español.

FINAL

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s