Victimismo en el Círculo montijano de Podemos


La personalización de los conflictos grupales es uno de los grandes enemigos del sentido común. Y sin sentido común, ya saben, el resto de actividades cognitivas quedan relegadas a un cúmulo sistemático de mera mediocridad que pone en peligro no solo al propio individuo, sino a todos los que le rodean, siempre en estrecha relación con su nivel de influencia social.

Cuando hablo de personalizar un conflicto grupal me refiero al más que conocido egocentrismo humano. Ejemplos hay muchos. Pero este texto no tiene la función de catalogarlos, sino tan solo de exponer un ejemplo que, en mi opinión, merece hueco en la literatura afín.

No creo necesario describir la gravísima situación político-social en la que se encuentra el país. Resumiendo en apenas cuatro frases; estamos inmersos en el secuestro de la democracia popular, donde un grupo mafioso organizado realiza sus actividades criminales utilizando el parlamento para extender la red de influencias sobre todos los estamentos públicos encargados de establecer control ante posibles errores del sistema, creando una situación de impunidad y permitiendo el sibilino saqueo de las arcas públicas y la liquidación programada de la soberanía española. Ni a un asesino integrista ultra-católico y sexualmente reprimido como Franco se le ocurrió semejante cosa.

Pueblo a pueblo, la red mafiosa ha contratado a sus mercenarios _dígase alcaldes, concejales etc. _ a sueldo de una ideología criminal basada en el cinismo más abyecto y maquillado con grandes dosis de demagogia, que no habría obtenido resultado alguno sin una correcta desculturización de las masas, confinando los intereses vitales de la misma al más puro hedonismo.

El resultante de todo esto _al menos el resultante visible a nivel mediático_ ha sido la nueva, fulgurante y esperanzadora formación política “Podemos”. Pero no se equivoquen (y Pablo Iglesias lo sabe), el enorme trabajo de organización y estrategia no es obra de todos, sino solo de unos pocos, que sí conocen la realidad socio-política a la que nos enfrentamos y llevan años analizando, meditando, peleando y conformando lo que hoy es una realidad organizacional. Otra realidad es que dentro de la formación, y escondidos en los llamados Círculos Podemos, existe una amalgama demasiado decolorada y descafeinada de lo que realmente significa el movimiento político Podemos. De hecho, una de las razones por las que Pablo Iglesias y su equipo han decidido no presentarse a las elecciones municipales ha sido precisamente esta. Con poco que uno abra los ojos, es fácil identificar a un sin número de arrimados a la sombra del buen árbol, de seudo-revolucionarios que permanecieron callados mientras eran escasos los que se enfrentaban al sistema, de desarrapados y vagos que ven una supuesta posibilidad de vivir de lo que derrame la aniquilación de los poderes fácticos, y sobre todo de mucho individuo ajeno a la esencia principal de Podemos, que se llevarán una sorpresa inesperada cuando descubran que la cosa no va de convertir en iguales a todos los seres humanos _eso sería un lamentable error que generaría enormes injusticias sociales_ sino de otorgarles las mismas oportunidades de desarrollo socio-cultural. ¿Aprecian la diferencia? Lo que hagas después con esa oportunidad y hacia donde dirijas tu vida es lo que te marcará como individuo, y no las circunstancias anteriores.

Vayamos ahora al caso particular:

Los que leen mi blog saben de la campaña de atentados contra mi honor que el Circulo Podemos Montijo ha puesto en marcha de la forma más cobarde y chapucera de la que se tiene noticia en este “pueblo de Dios”.

En un principio se sintieron molesto con que pusiera en cuestión la fórmula que emplearon para presentar su primer proyecto programático. Después todo degeneró en una lucha dialéctica salida de madre, que acabó con sus miembros embriagados ante el creciente poder de la formación, pensando que eso les legitimaba para convertir el debate en una orgía de insultos desmedidos, que tuvieron su punto álgido en la definición de mi persona como alguien capaz de asesinar niños y gente desvalida, así como a cualquier que figurara en un supuesto catálogo de razas inferiores…¿Suena grueso, verdad?

Es por tanto normal que al menos se me permita el derecho a réplica, que siempre ejerzo de una forma contundente, aunque ciñéndome a la estricta realidad observable.

Dicho esto, Podemos Montijo ha vuelto a hacer el más soberano ridículo.

Volviendo al primer párrafo de este texto, los señores y señoras que conforman esta organización local están personalizando los problemas políticos que genera su propia infuncionalidad organizacional. Y me explico:

Los lectores de Ventana Digital saben que el Circulo Podemos Montijo solicitó en su día un espacio público para llevar a cabo una serie de actividades “culturales”, que sospecho solo pretendía maquillar un acto político (no entiendo por qué decidieron ocultarlo).

El espacio público no era otro lugar que “el parque municipal”, denegado en dos ocasiones por el gobierno municipal bajo un razonamiento, más que les pese, lógico: Hasta el momento, y como ya se ha explicado en otras entradas de esta sección, el Circulo Podemos Montijo carece de toda validez jurídica. Traducido al lenguaje popular; el Circulo Podemos Montijo no existe como tal, sino tan solo una idea del mismo. Durante meses, se han limitado a reunirse para hablar de lo que todos podríamos hablar en cualquier barra de bar, solo que bajo un nombre de una formación política a la que NO representan. A eso yo lo llamo usurpación de identidad. De hecho, a día de hoy, ignoro si han tenido la decencia, al menos, de constituirse como asociación vecinal. La cuestión es que un espacio público puede solicitarse por cualquier asociación o grupo político, siempre y cuando estén registrados y tengan una identificación jurídica con responsables físicos. Pero el Círculo Podemos Montijo prefiere jugar a esa indefinición anónima, a la ambigüedad estructural.

Les pongo un ejemplo: Si un club de natación solicita la piscina municipal para organizar una competición, ese club debe existir jurídicamente hablando, porque de lo contrario, y en caso de que la piscina se usara para fines distintos a los que se expuso en origen, así como si se produjeran daños de cualquier tipo, no existiría la manera de enjuiciar a un responsable concreto, ya que la solicitud se cursó y aceptó en nombre de algo que NO existe. De hecho, y haciendo una lectura escrupulosa de la ley, se podría acusar al alcalde de prevaricación, ya que resolvería de forma positiva para el solicitante a sabiendas de que estaba incurriendo en graves defectos de formas, que pudiere conllevar, además, perjuicios de carácter económico.

Igualmente, un espacio público no puede solicitarse a nivel personal, ya que de ser así se incurriría en posibles agravios comparativos ante la más que posible inundación de futuras solicitudes similares (personalizadas) de otros muchos ciudadanos deseosos de celebrar el cumple de la prima Yeni en el parque. Queda claro, entonces, el por qué una asociación debe estar legalmente constituida para acceder a dichos beneficios sociales y por qué los espacios públicos no deben concederse a personas físicas.

A día de hoy, como antes he mencionado, desconozco si los montijanos/as usurpadores/as del nombre de “Podemos” han decidido de una vez por todas organizarse debidamente y enviar la documentación reglada para quedar constituidos, al menos, como asociación.

El Círculo Podemos Montijo, no contento con haber hecho el soberano ridículo en un par de ocasiones, deciden que no es suficiente y que la cosa debe ir a más. Ahora han elevado una queja al Defensor del Pueblo, por interpretar que la alcaldía, con Alfonso Pantoja a la cabeza, está vulnerando sus derechos fundamentales.

Cuando he leído la noticia en Ventana Digital no daba crédito. Por un momento creí que la queja versaría sobre un asunto distinto. Pero no, siguen “erre que erre” con la negativa del gobierno a concederles el parque municipal para fines indefinidos.

¿Entienden ahora lo de la personalización de los conflictos grupales? De alguna manera, los integrantes del Círculo Podemos Montijo (no confundir con Podemos) entienden que su absoluta ausencia de preparación para las más básicas tareas administrativas que conlleva la conformación de una asociación vecinal_ y no digamos si se tratase de la legalización de un partido político_ pueden traducirlas como en una especie de inquina del alcalde hacia todos y cada uno de ellos. Tanto es así que se han lanzado a la piscina, colaborando en saturar la Oficina del Defensor del Pueblo, aún más de lo que ya lo está, con una queja que no pasa de ser improcedente, en tanto en cuanto el defecto en las formas la han cometido los integrantes del Círculo Podemos Montijo.

Las consecuencias de personalizar el conflicto grupal siempre son perjudiciales para el grupo en sí mismo, no solucionan el verdadero origen del conflicto y enquistan una situación que, de haberse sabido analizar y afrontar desde el prisma adecuado, no reportaría el mayor problema. Tan solo con haber hecho en tiempo y forma el trabajo burocrático que le correspondía a los señores/as del Circulo Podemos Montijo, la situación pasaría de vergonzante para ellos a vergonzante para el alcalde. Sin embargo, ahora nos encontramos con un grupo de personas que pretende ser alternativa de gobierno aireando una incompetencia manifiesta, que como pueden observar les perjudica a ellos y al resto de los ciudadanos de Montijo.

Distinto es lo que ocurrió con la formación política Piratas de Extremadura, que hace casi dos añitos solicitó el horario de disponibilidad de los espacios públicos para poder acceder a uno de ellos, y aún no ha recibido ni tan siquiera respuesta formal del gobierno municipal. Pueden observar que la situación difiere con mucho, ya que en este caso hablamos de un partido político legalmente constituido, con sus estatutos aprobados por el ministerio del interior, estableciendo una lista de responsables civiles, entre los que me encuentro, y que en ningún caso pretende saltarse la normativa local, regional o nacional para hacer valer sus derechos.

¿Qué sacamos en conclusión? Pues que el alcalde de Montijo y su gobierno, independientemente del conflicto con el Círculo Podemos Montijo, actúan de forma general como un cacique y, por otro lado, que los integrantes del Círculo Podemos Montijo, independientemente de la actitud del alcalde, son un grupo de individuos infuncionales e irresponsables a nivel político.

Lamentable panorama el de este pueblo.

ve

Mario López Sánchez

Piratas de Extremadura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s