No existen planes ocultos


Montijo ha sido uno de los pueblos receptores del plan de dinamización local de Diputación. Su endémica tasa de paro, que supera el 31%, un comercio en desintegración y la industria desaparecida bajo la losa de la incapacidad gubernamental para atraer la inversión, nos convierte en objetivo de una convergencia que, en mi opinión, no se alcanzará ni a corto ni a medio plazo.

La cantidad inicial concedida por Diputación fue de casi 1.200.000€. Pero tras conocer que el ayuntamiento de Montijo, con el alcalde del Partido Popular Alfonso Pantoja, había cometido un “error” en la memoria de subvenciones concedidas por otras administraciones, la cosa se quedó en algo más de 900.000€. Claro está que lo que ellos llaman “error” yo lo llamo falseamiento de cuentas. Pero ya saben, vivimos en el país de los eufemismos.

Con el dinerito fresco en la saca, la mente prodigiosa del “preparado”, Don Alfonso Pantoja, se dispone a discurrir donde gastar, como gastar y en qué orden… Tras un análisis impecable de las variables, nuestro alcalde decide que la mejor inversión para dinamizar nuestro empobrecido pueblo no es otra cosa que la instalación de un campo de fútbol de césped artificial, que se comerá más de la mitad del presupuesto (475.000€) y que, seguramente, lo ejecutará una empresa de fuera.

Ya saben que este señor, Don Alfonso, tienen una capacidad intelectual superior a todos nosotros, por lo que es muy posible que no entendamos bien el por qué de sus acciones, ya sea el falseamiento de las cuentas públicas como el derroche de los fondos en lujos impropios para una sociedad donde la gente está perdiendo sus casas, hay niños mal alimentados y las becas de estudios no alcanzan para cubrir los gastos de muchas familias.

Yo creo que nuestra percepción ante barbaridades semejantes viene a ser una cosa así como nos pasa con eso a lo que los católicos llaman “Caminos misteriosos del Señor”: Vemos muerte, miseria, enfermedad y destrucción a nuestro alrededor, pero tendemos a pensar que si Dios lo permite, pues por algo será. La imbecilidad de nuestra Casta política tiene ese mismo puntito divino; vemos su perverso comportamiento, más no acertamos a darle el nombre que realmente merece. Sin embargo yo, que leo mucha ficción, suelo ser algo más claro cuando se trata de la vida real. Para mí, nuestro alcalde es un irresponsable infuncional y a Dios, todo esto del ser humano, se le ha ido de las manos. No creo en caminos misteriosos. Creo en la bondad y en la maldad, en la sabiduría y en la necedad… No hay ningún plan oculto en todo esto.

Mario López (Piratas de Extremadura)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s