¿Qué es la deuda ilegítima y por qué no hay que pagarla?


Con el fenómeno PODEMOS por delante se han planteado interrogantes que hasta ahora eran discutidos solo en foros minoritarios. Sin embargo, tras la convulsión, estos viejos, aunque desconocidos conceptos, se empiezan a escuchar en los grandes medios de difusión televisiva, creando, si cabe, otro buen número de interrogantes paralelos.

Ante el asunto de la gran deuda que atenaza a nuestro país, sobre la que, precisamente, se está excusando la venta de soberanía y los grandes recortes en servicios sociales, la gente parece algo confundida. Nadie les ha explicado que significa eso de deuda “ilegítima”. Y, claro, muchos ciudadanos se lo toman como si ciertas personas pretendiéramos dejar de pagar nuestras deudas sin más, llevando al país a una ruina mayor, si cabe, por el aislamiento internacional que supondría una decisión tan radical.

Pero no se asusten. Todo forma parte de la estrategia neoliberal de saqueo masivo de naciones y esclavización de la especie.

La deuda ilegítima existe como tal. Es un concepto antiguo al que ya se han acogido 125 naciones, entre los que destacan algunos como EEUU o Alemania. Y no tiene nada de radical ni de ilegal. Solo que los poderes fácticos de este país no quieren que usted se entere de que va la cosa.

Para explicarlo de forma resumida y entendible voy a poner algún ejemplo práctico. Empezaré por uno local, cercano a los montijanos y bien conocido por todos.

Vayamos al grano:

Nuestro Teatro municipal reúne todas las condiciones para ser objeto de una auditación que declare parte de la deuda contraída como ilegítima. ¿Por qué? Pues bien; como ya se anunció en su momento, la diferencia entre el presupuesto de obra y el coste de finalización es de un sustancioso margen que ronda el 100%. Y no por debajo precisamente. El turbio asunto se ha llevado a varias comisiones y plenos. Pero los resultados han sido infructuosos. Por un lado el PSOE, por el otro el PP, y muy calladito IU. En definitiva, el ciudadano está pagando una deuda que, muy probablemente, haya revertido en hacer un poco más rico a algún corrupto. Las cuentas jamás se esclarecieron. Los dos grandes partidos han dilapidado la más mínima posibilidad de encontrar responsables directos o subsidiarios, esperando a que los posibles delitos cometidos prescriban. Finalmente nos encontramos con unas cuentas en números rojos que, en una buena parte, son la consecuencia directa de actividades mafiosas y negligencias políticas.

Para terminar vamos a transcribir lo que dice el derecho internacional al respecto de la deuda pública cuando se define como Deuda odiosa, deuda execrable o deuda ilegítima: En Derecho internacional, es una teoría jurídica, puesta en práctica numerosas veces a lo largo de la historia, que sostiene que la deuda externa de un gobierno contraída, creada y utilizada contra los intereses de los ciudadanos del país, no tiene por qué ser pagada y por tanto no es exigible su devolución ya que los prestatarios habrían actuado de mala fe, a sabiendas, y por tanto dichos contratos —bonos o contratos comerciales— son nulos legalmente. En todo caso, tales deudas podrían considerarse personales debiendo responder quienes las hayan contraído a título personal —sea el monarca, el presidente, el director del banco central nacional o los ministros correspondientes— y no el Estado en su conjunto y por tanto los ciudadanos. En algunos aspectos, el concepto es análogo a la nulidad de los contratos firmados bajo coacción.

Este texto puede extrapolarse y adaptarse a la deuda de carácter local o regional. De hecho ya se ha usado en un par de ciudades españolas con resultados satisfactorios para la población.

¿Hace falta explicar lo que ha ocurrido a nivel nacional e internacional?

España sufre una deuda que está basada, sobre todo, en una sobre tasación y facturación de la obra pública, así como en la corrupción generalizada de los órganos representativos y la super valoración de los tipos de interés de los bonos del tesoro.

Cuando se pretende la construcción de una línea de ferrocarril por 6.000 millones y se acaba construyendo por 20.000, sin que exista auditación externa que lo justifique, nos encontramos ante una deuda adquirida bajo la acción de entes mafiosos introducidos en la administración pública.

Los bancos extranjeros han financiado esas actividades, al igual que han promovido una especulación inmobiliaria insostenible.

Podría poner mil ejemplos más. Pero creo que no es necesario.

La gente debe saber que no hay por qué pagar las deudas de la corrupción ni de la especulación maliciosa. Son ilegítimas por propia definición.

Y no olviden que la reforma pactada por PP y PSOE sobre el artículo 135 de nuestra Constitución, propició unos presupuestos generales del Estado que dieron prioridad al pago de la deuda por encima de los derechos sociales, tuviera el origen que tuviera dicha deuda. Sin esa reforma ni tan siquiera hubiera sido legal la tramitación de los presupuestos. Pero claro, ambos partidos pagan sus campañas con el dinero de la Banca corrupta y mafiosa.

JAMÁS OLVIDEN ESTO.

Es hora de decir basta, pueblo por pueblo, ciudad por ciudad y nación por nación…

Mario López (Piratas de Extremadura) @piratext

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s