Es el momento y lo sabes.


Sígueme en Twitter @piratext

El fenómeno “PODEMOS”, al que ya le he dedicado algunas líneas, me sorprendió tanto como a cualquiera, y no precisamente de forma desagradable.

La convulsión política que ha vivido nuestro país tras las elecciones europeas era algo que llevábamos mucho tiempo esperando. Entiendo que haya suspicacias alrededor de la fórmula del éxito. Pero me cuesta trabajo entender la envidia mal sana que empieza a percibirse en las formaciones que no pudimos ni tan siquiera acercarnos al éxito granjeado por el equipo de Pablo Iglesias.

Es evidente que han demostrado una capacidad organizativa, un tesón y una estrategia política por encima de la media. Por otro lado, bien es cierto que otras muchas fuerzas políticas compartimos gran parte del contenido programático, pero nunca supimos trasladarlo a la ciudadanía. ¿Por qué? Habría mucho que discutir sobre esto: Desde las dificultades de financiación hasta el silencio mediático, pasando por la ausencia de implicación popular y propia.

La cuestión es que el milagro se ha producido, la vena crítica de gran parte de la población parece haber despertado. Ahora solo queda que sepamos tratar el acontecimiento con la prudencia que merece.

A este respecto me siento realmente preocupado. Y no por la barbarie mediática con la que el tándem neoliberal PP y PSOE intentan bombardear a la nueva formación _que por cierto, de poco les va a servir ante el descrédito de sus figuras políticas más relevantes_ Al contrario de lo que podría pensarse, por lo que realmente me siento preocupado es, precisamente, por todos aquellos que llevamos tanto tiempo advirtiendo del nauseabundo olor a totalitarismo corrupto que manaba de nuestras instituciones. Es curioso como desde las formaciones pequeñas han aparecido voces que, lejos de la crítica constructiva, pretenden levantar dudas al respecto del funcionamiento de “PODEMOS”, basándose en informaciones intoxicadas por los medios a los que, paradójicamente, llevamos años denunciando y mal diciendo. ¿Cómo es posible?

Yo pertenezco a una de esas fuerzas más pequeñas (Confederación Pirata) con la que sigo estando en total sintonía, tanto por sus orígenes como por la fuerza moral de su proyecto. Pero eso no excluye que sienta una especial simpatía por el grupo de Pablo Iglesias. ¿Las razones? Por el momento voy a dejarlas a un lado.

Respondiendo a lo anterior me veo obligado a reconocer que existe una reactiva enfermiza en la mente de ciertas personas que les impide regirse por los principios que juraron de servir al pueblo antes que al partido. Y esta reactiva, visto lo visto, existe en TODAS las formaciones. Por lo tanto es obligación de aquellos que nos damos cuenta de la especial circunstancia el aislar a estos elementos y hacerlos desaparecer del circuito político, antes de que sus mensajes corrompan los objetivos primigenios, como ya ha ocurrido en demasiadas ocasiones.

Vayamos al grano: Guste a algunos o no guste, la formación “PODEMOS” ha conseguido lo que otros muchos anhelaban. Lo ha hecho y lo ha hecho bien, como un sunami todopoderoso, imparable, organizado, silencioso hasta que lo tienes encima, fuerte… Los demás solo deberíamos alegrarnos. Y deberíamos hacerlo porque sabemos que el proyecto de “PODEMOS” es similar al que muchos de nosotros llevamos en nuestros programas. Las diferencias son casi inapreciables, y por lo tanto perfectamente compatibles.

Que surjan discusiones internas es normal. Pero que aflore la envidia mal sana o los navajazos traicioneros es inadmisible.

En la Confederación Pirata ha ocurrido. Sí, es cierto; he leído comentarios y he escuchado palabras basadas en falacias o en divagaciones subjetivas, dejando de lado la realidad observable, cosa ciertamente intolerable en un partido político tecnológico, como es Piratas, para el que uno de sus principio fundamental es el “empirismo”, aplicado incluso a la filosofía.

Dicho esto cabe advertir de las consecuencias que tendría una caída programada y provocada de la formación “PODEMOS”, máxime cuanto se perpetra de forma maliciosa: Si eso llegara a ocurrir, si se perdiera el impulso y la gente percibiera una desvirtuación de principios, aunque fuera artificiosa, nos encontraríamos ante una catástrofe social sin precedentes. Y me explico:

A día de hoy estamos en plena lucha contra un neoliberalismo salvaje que pretende la anulación del humanismo en toda nuestra estructura social, para así pasar a un sistema de mercado basado en la eliminación de todo aquello que no responda a unas reglas de crecimiento económico indefinido, sobre todo con un valor de fondo especulativo. ¿Consecuencias? Ya lo están viendo. No hace falta volver a enumerarlas.

“PODEMOS” ha suplido una necesidad espiritual de los que aún creemos en una manera distinta de concebir al ser humano, su forma de distribución y organización social, así como en los modelos de producción y consumo. ¿Qué PIRATAS, EQUO, PRIMAVERA EUROPEA y otros tantos también responden a ese perfil? No lo dudo. Pero es “PODEMOS” quién ha conseguido calar en la gente. ¿Queréis que estudiemos los motivos? Por supuesto. Sería fascinante. Pero lo que a la gran masa debe importarnos ahora es que si ellos caen, si la ilusión se difumina, si permitimos que desaparezcan antes de que puedan demostrar lo que sus métodos prometen, entonces nuestra sociedad volverá a las fauces del neoliberalismo bipartidista, y lo hará por un periodo de tiempo tan largo que no creo que volviéramos a presenciar una revuelta pacífica como esta en los próximos 200 años. Y eso desembocaría, muy probablemente, en una canalización violenta de la impotencia colectiva, solo que en forma de pequeñas células repartidas por todo el país. Estoy convencido de ello.

Es importante la integración de objetivos. Mucho más de lo que imaginamos. Evidentemente no hay por que perder la identidad particular y la idiosincrasia de cada formación que decida apoyar una gran coalición. Y de hecho “PODEMOS”, con su estructura de “círculos”, permite esta rareza política. No existe la necesidad de renunciar a nada de lo que somos, pues se trata, precisamente, de garantizar una pluralidad dentro del pensamiento progresista.

Yo no estoy dispuesto a seguir tolerando ataques basados en la falacia. ¿Qué quizá no supimos percibir la sutileza de la estrategia de “PODEMOS”? Estoy seguro de ello. Pero precisamente por eso, porque me gusta aprender y mejorar, he de reconocer que están muy por encima de la media en cuestiones organizativas y dialécticas.

Nos jugamos mucho en todo este proceso, y yo no pienso poner zancadillas.

Mario López Sánchez (PIRATAS DE EXTREMADURA)

Anuncios

4 comentarios

    • A ver, Juan, lo mismo no has leído bien el artículo: En primer lugar, amigo, yo jamás milité en SIEX. Mi candidatura fue como independiente. Para seguir, en ningún momento digo que vaya a dejar Piratas, sino que , conservando nuestra idiosincrasia, apoyaremos y ayudaremos a este movimiento, con el que compartimos muchos objetivos.
      Terminando, quiero tranquilizarte con lo de el PP. Aún no he entrado en fase de degradación ni de podredumbre moral, como para optar por semjante banda mafiosa.

  1. noticiadel día, usted debe haber cometido algún error al hacer su comentario anterior. Aquí no se censuran opiniones. Otra cosa es que pretenda algún tipo de ataque personal injustificado. Entonces sí le aseguro que sus intentos de comentar serán infructuosos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s