Las noticias se compran (1ª Parte)


Sobornos

Como todo en nuestra pútrida democracia el periodismo también se precipita hacia un abismo de inmoralidad. La noble profesión ahora no es más que otro eslabón de la cadena de corruptelas. Necesarios para extender la falsedad que prescribe la mafia institucional, el periodista ya no vende noticias a las personas, sino que venden personas a los patrocinadores, esos que anuncian cuentas bancarias sin comisiones, seguros para coches, paquetes de inversión, telefonía celular, o cualquier otra cosa que venda una empresa subvencionadora del político de turno.  El periodismo ha traicionado sus principios invirtiendo la carga de trabajo hacia el lado más oscuro. Ahora son mercenarios, mercaderes sin alma, simples comerciales de la gran empresa plutocrática que ha usurpado el poder. Sirven como la voz obscena del poderoso donante económico que infla el estómago del partido gobernante. La prensa habla por boca de terceros, como un títere muerto controlado por el ventrílocuo.

Los anunciantes, muchos de ellos, o al menos los que vierten letras más grandes y fotografías más vivas, son los que marcan la línea de pensamiento y la opinión de la prensa. “Hay que decir tal cosa o dejar de decir tal otra a cambio de mi anuncio mensual” Y ojo, porque no es que estén todos los que son ni sean todos los que están.

Cuando hablamos de periódicos de pueblo y radios locales, la cosa adquiere tientes aun más dramáticos. En estos pequeños entornos ya es tan evidente la manipulación que no existe reparo alguno en patrocinar el medio directamente desde las siglas políticas. El cacique no se oculta tras las amistades burguesas. Se siente tan seguro que prefiere agarrar lo público y utilizarlo para comprar, ya no voluntades, pero sí jugosas prebendas para aquellos que se dejan engatusar con el dinero fácil que se les ofrece a cambio del alma. Estos seres, más parecidos a los zombis que a los humanos, son capaces de vender su opinión, su dignidad y su futuro por poco menos que migajas.

Es un problema endémico. Pocos se mantienen independientes; aunque los hay, claro está. Sin embargo para contrarrestar la vergüenza del periodista mercenario, afortunadamente vivimos en un entorno de libre difusión de ideas, donde la red Internet ofrece tal capacidad de comunicación entre usuarios, que la prensa convencional no se ha percatado aun de que su modelo de negocio, ese que creían poder sostener a base de sumisión política hacia al anunciante, traicionando los principios de información y veracidad, tiene los días contados. La prensa convencional se muere, agoniza…Y con ella también se muere la manipulación institucional del medio. Estaremos encantados de enterraros.

Mario López

Piratas de Extremadura

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s