Y cuidado, aun nos pueden robar más…


¿Recuerdan ustedes aquellas palabras tranquilizadoras del ministro De Guindos? “No deben temer los que plantean dudas sobre la devolución de los fondos estatales que se han vertido en la caja de la Banca para su consiguiente rescate. Los préstamos están debidamente garantizados y las entidades financieras cumplirán sus compromisos. El dinero se devolverá.”

Por entonces los que advertíamos de la gran estafa éramos pocos y estábamos locos. Hoy nos topamos con una prueba más que ratifica el fiasco: “El FROB perdió 27.000 millones de euros en 2012 y tiene un agujero de 21.831”. O dicho de otro modo; la Banca no va a devolver prácticamente nada  del dinero que los españoles le hemos adelantado, y al Estado como que le da lo mismo. De hecho el FROB lanza la noticia de que tiene una nueva partida lista para seguir con su recapitalización del Sistema, a pesar de que hasta ahora no se hayan cumplido los compromisos. Llegados a este punto creo que hay otra forma más exacta de llamar a todo esto: ¿Cuál? Ustedes lo saben, pero temen pronunciar la frase. Sí, sí, justo eso: ¡Saqueo total de las arcas públicas!

¿Solución? Nacionalización total e inmediata de TODO el sistema financiero español, así como el desglose de la deuda contraída hasta el momento, en términos de legitimidad e ilegitimidad, tomándose esta última como la deuda externa de un gobierno contraída, creada y utilizada contra los intereses de los ciudadanos del país, ya sea en forma de bonos o contratos comerciales. Y si a Europa le molesta, pues que cojan su Euro y se lo metan por donde la espalda pierde su santo nombre.

Algunos dirán; ¡oh, eso es una locura! Solo que ignoran la posición ventajosa que España tiene en el mercado global, y que nada tenemos que ver con países pequeños, como Grecia o Noruega. España posee un potencial comercial, acompañado además de un idioma internacional, que la Alemania Merkeliana envidiaría. Pero claro, a la competencia es mejor anularla hundiendo su capacidad de endeudamiento, aunque sea de forma artificial.  Y vaya si lo han hecho bien.

La vuelta a la regularización absoluta del sistema financiero es una prioridad inexcusable. Y ahora soy yo quién mete miedo, pues de lo contrario el colapso general barrerá con lo poco que queda del mundo que han conocido. En muy poco tiempo emprenderemos un sórdido viaje a las catacumbas del feudalismo. ¿Acaso no lo huelen ya?

En el embuste están involucrados nuestros señores parlamentarios desde hace ya más de dos décadas. Después, con un poco de propaganda de partido, la imbecilidad supina se ha ido extendiendo al resto de la militancia, llegando incluso a las concejalías más aldeanas del Estado, donde alcaldes y séquito defienden los conceptos macroeconómicos como  si sus petrificadas mentes supieran de qué diablos están hablando. Eso sí, la cosa les sirve como excusa para lavarse las manos ante una depravación gestora criminal, que viola, no sistemáticamente, sino sistémicamente los preceptos constitucionales como si fueran papel mojado.

El dogma de fe es tal cual, una sumisión absoluta a los intereses financieros, sin plantearse siquiera la posibilidad del error.

La política social ha quedado relegada a una posición de privilegio no siempre extensible a la población. ¿Cómo nos hemos tragado semejante bazofia? Pues a base de miedo, y sobre todo a base de una ausencia total de educación sociológica y política, ignorando las razones fundamentales por la que fue aprobada la declaración fundamental de los derechos humanos, terminada ya la segunda guerra mundial.

Las masas asumen con normalidad que el derecho ahora es privilegio y que la vida no vale más que su cuenta bancaria, como si de golpe y porrazo la máquina del tiempo nos hubiera trasladado al medievo.

Pero ojo, caudillos y caudillitos con carnet de partido; en fechas allá de caballeros de armadura, las revoluciones no solo terminaban con hileras de muertos harapientos, con sus cuerpos hambrientos y desangrados sobre la tierra, sino también con  múltiples cabezas de nobles colgando de una pica.

Nunca fue buena idea sobrepasarse en Europa. Las cosas aquí no suelen acabar bien.

Mario López (Vocal de Piratas de Extremadura)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s