El Crimen Perfecto


Descarga el archivo en PDF: El Crimen Perfecto

Por Mario López Sánchez (Vocal de Piratas de Extremadura) a 04 de Julio de 2013

 

Existen organizaciones criminales introducidas hasta la médula espinal de los órganos de poder. Sus miembros cometen tropelías de toda índole, sin más límite que el horizonte de la codicia, no solo atentando contra las reglas del juego común, sino también desestabilizando gravemente el normal funcionamiento de una sociedad compuesta por millones de personas (resultado de la influyente posición que ocupan los susodichos)  con las imprevisibles consecuencias que pudieran derivarse.

Estas organizaciones criminales tienen nombre y apellidos. Pero antes vamos a desglosar el menú degustación de la orgía delictiva que disfrutan sus inmorales comensales: Tráfico de influencias, delitos contra la seguridad personal, contra la intimidad, contra el patrimonio público y privado, prevaricación, cohecho, comisiones ilegales, evasión de impuestos, estafa, pederastia, narcotráfico, acoso sexual, amenazas, extorsión, xenofobia declarada, falsedad documental, delitos contra la integridad moral, omisión del deber, desfalco, blanqueo de capitales, maquinaciones para la alteración irregular de precios, intento de secuestro, tenencia ilícita de armas, infidelidad en la custodia de documento público, confabulación delictiva, injurias, calumnias, falsedad contable, compraventa ilegal de vehículos, soborno… Y un largo etc que deja una sensación de espesura estomacal indigerible.

En esta lista me he limitado a anotar el comportamiento de las escalas más bajas del Cártel. De hecho las organizaciones criminales, máxime si tienen un volumen internacional con decenas de miles de miembros activos, pueden sufrir el descontrol de parte de sus miembros, si bien, en no pocas ocasiones y siempre que sea posible, el Cártel protege a sus perros, y a pesar de verse involucrados en un proceso judicial, desde las tripas del crimen se encuentran herramientas para influir en la deliberación judicial o incluso para tomar una vía alternativa y librarse de la pena. Algunos caen, pero es el precio que hay que pagar cuando la codicia personal se interpone en los objetivos del gran grupo criminal, que en principio debe permanecer oculto a los ojos del pueblo.

La cosa no acaba aquí. La Mafia o Cártel, como bien queramos llamarlos, tiene negocios en los estratos a pie de calle, normalmente disponibles para servir como lavadero de las grandes sumas que generan otras actividades más importantes, de nivel avanzado e inaccesible para los iniciados. Aunque al final siempre hay carnaza para todos.

¿Quieren conocer los nombres y apellidos de estas organizaciones del crimen organizado? Es extraño, porque ustedes, cada cuatro años, les abalan con un apoyo incólume. Deberían ya conocer sus nombres. Ustedes, el pueblo español, son sus cómplices silenciosos, los idiotes (como se denominaba en la antigua Grecia a los ciudadanos que no se preocupaban por los asuntos de las Polis, o ciudades), los amodorrados y narcotizados, que imbuidos en el mundo de la desinformación se inyectan a diario la mediocridad y la banalidad como analgésico de la dolorosa realidad que intuyen, pero reniegan. Ustedes que leen estas líneas, en su mayoría, les votan alegremente en un proceso desde el principio manipulado con antidemocráticas intenciones, sin representatividad plena del individuo ni ganas de que exista tal cosa. Después quieren aparecer como las víctimas del monstruo, vosotros, idiotes que alimentáis al animal salvaje, a la bicha que crece en el salón de casa, y que os acabará devorando.

Partido Popular, Partido Socialista, Izquierda Unida, Convergencia y Unión, Partido Nacionalista Vasco…hay alguno más en la lista, más no hace falta nombrarlos. Todos ellos, en mayor o menor medida se han visto involucrados en casos criminales. Pero para evitar la responsabilidad como “organización” ya se encargaron en su momento de manipular la legislación, terminando así por eximirse del comportamiento de sus militantes. Ni tan siquiera hay una responsabilidad subsidiaria, por lo que es muy sencillo para ellos hacer la vista gorda y a lo sumo rezar para que no pillen al cabrón de turno en tiempos de elecciones, porque ya saben que en este país las cosas se olvidan demasiado pronto. Y si la desgracia llega, pues nada, ahí tenemos la nueva ley. Se aplica y todo termina en un; “Nosotros no queremos saber nada. Lo que hagan nuestros militantes y representantes públicos, incluso con cargos electos, no nos incumbe”. ¿Genial, eh?

La lista de crímenes mencionada es absolutamente veraz. Unos 750 miembros de los partidos con representación parlamentaria (que conozcamos) han mostrado su nulo compromiso con la ética y la moral. 750 miembros, que pueden parecer nada. Y de hecho lo serían, sino fuera por esa complicidad de las grandes formaciones políticas, que ocultan, tergiversan, parapetan y defienden públicamente a los encausados hasta que las pruebas son tan contundentes que solo queda la opción del abandono del náufrago. ¿Y qué pasa cuando el escueto imperio de la ley que ha quedado sin manipular en favor del cártel consigue, por fin, atrapar a un pez demasiado gordo? Pues que la Mafia ya se ha encargado de actualizar la herramienta definitiva para, in-extremis, salvar al cabrón. ¿De qué herramienta hablamos? Pues nada más y nada menos que del INDULTO. Con esta figura legal se han rescatado de las fauces del imperio de la ley a más de 10.000 personas desde el año 1996. Entre los pocos casos que sí lo merecía (hay que disimular),  delincuentes de toda índole han dejado atrás los barrotes de prisión tras conseguir la gracia suprema. Y no se pierdan el dato. La figura del INDULTO fue aprobada en España en el siglo XIX. Desde entonces solo se ha modificado una vez, ya en el siglo XX, en los años 80. Pero no fue para adaptarla al nuevo marco democrático. Todo lo contrario. Lo que se pretendió es hacerla aun más opaca, eliminando la necesidad de un informe de Estado para justificar el indulto en cuestión. Ahora no hace falta añadir motivos a la orden. Cualquier juez puede quedarse con un palmo de narices ante esta enorme herramienta de poder, que toda Camorra, Mafia o Cártel adoraría poseer para sí. Solo que en este caso está reservada a las organizaciones criminales con careta política.

Tras lo dicho quiero aclarar el punto en el que menciono esos negocios pequeños, a pie de calle, que todo Cártel posee para lavar la pasta de las operaciones financieras más grandes. En el caso de las mafias políticas esto no es más que una analogía con respecto a los militantes de base. Para que la banda criminal funcione necesita parecer que no lo es, necesita un nutrido grupo de personas, que unas veces por ignorancia y otras por conveniencia pútrida y personal, les otorguen peso social, les den buen nombre, y sobre todo sirvan como virreyes de provincias para mantener a raya a las nuevas masas pensantes y opositoras. Los militantes de base tienen información, conocen la realidad del partido, o al menos la ven pasar por delante de sus caras, cuando encienden el televisor, cuando leen la prensa, cuando navegan con el ordenador. Los datos están contrastados. Pero estos individuos, que pagan su cuota religiosamente, que reparten publicidad, que vociferan, y que atacan a quién ose agredir verbalmente a su “partido”, siguen al pie del cañón, no desfallecen, toleran la inmundicia, la corrupción y el crimen interno. ¿Por qué? Esa pregunta solo ellos pueden responderla. En lo que a mí respecta especulo con las razones del miedo, la estupidez o simplemente ganas de llegar más arriba, de ocupar un trono en la mesa de los padrinos y convertirse en uno de los elegidos.

En más de una discusión con la prole militante me han salido por peteneras, minimizando la corrupción bajo la capa de buenas obras que a lo largo del tiempo los grandes partidos le han “regalado” al país. Será cosa mía, pero ¿recuerdan al gran capo del narcotráfico colombiano, Pablo Escobar? Pues bien, este señor se ganó el respeto de una buena parte de la gente, sobre todo entre los estratos más necesitados, porque amigos míos, Escobar construía Hospitales y Escuelas, cavaba pozos y regalaba tierras. Les daba a los pobres lo que el Estado les negaba. ¿Eso le exime de sus delitos? ¿Acaso las 2.500 muertes sobre sus espaldas están ya justificadas? Pues aplíquense el cuento. La mafia política utiliza los organigramas de poder para ejercer un control total sobre actividades de lucro personal, de enriquecimiento ilegítimo, hasta el punto de haberse convertido en lobbys (1) trabajando en contra de los intereses comunes y ejerciendo un beneficio extra a empresas que son de importancia estratégica vital para la sostenibilidad de la nación, como energéticas, comunicaciones, financieras…

La desvergüenza política ha alcanzado cotas supremas de calado inimaginable. Para quién se escandalice por lo dicho hasta ahora tengo una nueva remesa de cuestiones que le fundirá los cables:

Conforme escalamos puestos en la cadena de mando se hace más evidente que nos encontramos ante la más sublime planificación del delito. Sin miedo a equivocarme puedo aseverar que han llegado muy cerca de ese santo grial, al que llaman “crimen perfecto”.

Las organizaciones políticas en un principio fueron ideadas como asociaciones de personas con ideales comunes, que como objetivo principal tenían la consecución de una representatividad popular obtenida bajo sufragio, que les permitiera entrar en los órganos de poder para gestionar los intereses comunes del pueblo. Pero ya sabemos que del dicho al hecho va un trecho. Estas organizaciones se han desviado del camino de la fe, han mordido la manzana…En una degradación espontánea de los objetivos la casta política acabó anteponiendo el interés del partido al del pueblo. ¿Cómo sucedió? Empecemos por el enorme endeudamiento que los grandes de la política con opciones de gobierno mantienen en las entidades financieras. Esta circunstancia yo la llamo el “origen”, o “sopa primordial del problema”. ¿Por qué? La explicación resumida es que el partido, en un momento determinado de su andadura, adquiere compromisos con el banco, que ambos saben que no podrán cumplirse. Ustedes se preguntaran ¿y como un banco va a aceptar la concesión de un crédito que saben que no podrá pagarse? Esa es la madre del borrego. El banco no quiere el dinero, sino otra cosa mucho más valiosa. Los compromisos, de origen financiero, representan un peligro para la entidad política, en tanto en cuanto la ejecución de los préstamos podría llevar al traste con la fuente de financiación de sedes, campañas, sueldos de liberados, sobornos… ¿Qué hace el partido? Pues una vez consigue la victoria electoral canjea el pago de los préstamos incumplidos por ciertos favores, normalmente en forma de legislaciones adaptadas a los intereses de la banca. En palabras llanas, el partido político vende la soberanía, el dinero y el futuro del país a cambio de préstamos personales y particulares, que ellos como asociación privada son incapaces de cubrir. Y ahí está justo lo que realmente buscaba la entidad financiera; el control soterrado sobre los organismos de poder, en definitiva sobre el Estado. Una vez alcanzado semejante nivel de corrupción el resto es pan comido. En la segunda parte de la operación, y viendo el gran negocio que se cocía de por medio, las entidades políticas se apoderaron de las figuras de las Cajas de Ahorros. Estas entidades financieras de origen público fueron lentamente retorciéndose en la corrupción. Los consejos de administración, plagados de políticos, le dieron la vuelta a la tortilla y convirtieron lo que era una herramienta pública para frenar los excesos de la banca privada, en una fuente inagotable de fondos para pagar más campañas electorales, más sobornos, más sedes… ¿El resultado? Todos lo conocemos, y todos los silenciaron hasta que la burbuja estalló.

Asistimos a un espectáculo deleznable de cinismo, donde el representante público no siente el más mínimo reparo en alcanzar el poder aupando mentira sobre mentira, utilizando las técnicas más abyectas de clientelismo y levantando un cada vez más infranqueable muro burocrático entre el ciudadano y el ente gubernamental, con el solo fin de protegerse del pueblo. La paradoja es simple: “El pueblo teme al gobierno, cuando es el gobierno quién debería temer al pueblo”.

Siguiendo con la violación planificada de los principios básicos de toda democracia civilizada, la casta política con poder gubernamental también metió la mano en el poder judicial, manipulándolo, extorsionándolo y ninguneándolo. Es imposible la democracia sin una separación efectiva de poderes. Pero claro, un mínimo control sobre la judicatura es indispensable para llevar a cabo el “crimen perfecto”. ¡Qué mejor forma de delinquir si puedes elegir de entre tus amigos incondicionales al que te va a juzgar! ¿No es magnífico?

No hay organismo libre de la peste infectiva de la Camorra. Controlan y manipulan incluso los Tribunales de Cuentas (2), lo que les permite financiarse de forma irregular sin que nadie pueda hacer nada para evitarlo. Aunque si algo les concede el privilegio de poder llamarse “crimen organizado” es el uso y disfrute particular de su capacidad legislativa. Pueden modificar las leyes, moldearlas y hacerlas cómplices de tropelías hasta escalas internacionales. Véase como ejemplo más bárbaro la última (3) modificación de la Constitución española pactada entre Partido Socialista y Partido Popular, donde se abrió la puerta de par en par al neoliberalismo financiero, al nuevo feudalismo, al esclavismo moderno. A partir de aquel momento toda la riqueza nacional, al contrario de lo que rezaba nuestra carta magna, quedaba relegada al pago de deudas privadas con la banca extranjera o nacional, sin tan siquiera la necesidad de someterse a análisis ni auditoria, sin considerar la posibilidad de la ilegitimidad de las mismas, unas deudas que fueron adquiridas de forma irregular, con fines especulativos o sin la finalidad del beneficio social del pueblo español, se convertían en hipoteca sagrada, por encima de la soberanía y de las necesidades fundamentales del pueblo. ¿Existe mayor crimen? Personalmente creo que este fue el culmen, el cénit, el apoteosis de las actividades delictivas del Cártel, donde todo tomó sentido y el poder absoluto quedó relegado a la Gran Banca internacional, principal acreedora de las mafias políticas.

Mientras tanto, y para que todo esto fuera posible, en España se ha seguido un exhaustivo tratamiento de desinformación. No son pocos los medios de comunicación que están igualmente ligados a los intereses empresariales, y que lejos de vender noticias lo que venden son personas para la gloria de sus patrocinadores. En este ejercicio muchos miembros de los Cárteles políticos han adquirido periódicos, cadenas de radio o televisión, cerrando un círculo vicioso de desastrosas consecuencias. Hay una gran parte de la población absolutamente lobotomizada, influenciada de forma diabólica por estos “entes” bajo el influjo del poder financiero, y por lo tanto muy alejados del honroso ejercicio del periodismo.

Los derechos fundamentales de las personas se violan de forma regular, incluso se normaliza, mientras que una parte importante de las fuerzas de seguridad, con la excusa del cumplimiento de las órdenes, colabora con actividades que están reflejadas en los tratados internacionales como crímenes contra la humanidad. En España no se garantiza la “Carta de los Derechos Humanos”, a excepción de en la cárcel, donde no te van a desahuciar, ni a cortar el agua, ni la luz, podrás estudiar gratis y disfrutar de gimnasio, piscina y biblioteca sin pagar un solo euro. ¡Qué sadismo se ha apoderado de nuestra sociedad, cuando la única alternativa para las personas en peligro de exclusión social es el delito, en un desesperado intento de garantizarse un futuro mínimamente digno!

Desde la presidencia de la nación hasta el concejalucho de pueblo más torpe y adormilado son responsables de tamaña barbarie; por acción o por omisión, tanto monta como monta tanto. Nadie te obliga a pertenecer a un partido político. Como tampoco se te pondrán pegas para abandonarlo. Y todos los que pagan la cuota conocen la realidad social y política de España. Y de no conocerla deberían. ¿O es que nos hemos deshumanizado tanto que entendemos la actividad política como un simple ejercicio de mercantilismo particular, sin el más mínimo compromiso de labor social? Si eres uno de esos aberrados, si antepones el bienestar inmerecido de tu familia a la decencia y a la obligación moral del acto político, si miras para otro lado mientras tus compañeros delinquen, entonces no lo dudes; has ayudado a crear el mayor Cártel del crimen organizado, la gran Camorra estatal.

Mientras termino de redactar este texto pienso en las consecuencias que pueda traerme, porque amigos, los mafiosos no dan puntada sin hilo. Se han modificado leyes para que la manifestación pacífica del ciudadano se convierta en delito, como también se han incluido ciertos aspectos para que lo dicho aquí pueda considerarse como un atentado contra las instituciones públicas. Nos han robado toda posibilidad de resistencia, toda forma de queja, con el riesgo de que se nos apliquen leyes antiterroristas. “Es el crimen perfecto”, señores. Los mafiosos hacen las leyes, los mafiosos son la ley.

(1)     Un lobby (del inglésvestíbulo“, “salón de espera”) es un colectivo con intereses comunes que realiza acciones dirigidas a influir ante la Administración Pública para promover decisiones favorables a los intereses de ese sector concreto de la sociedad. En principio, la actividad del lobby (denominada en inglés Government Relations o GR) es legal, y lleva ante el poder político las opiniones e intereses de los implicados en las decisiones de los poderes públicos1 y, en los últimos años se han hecho avances en su regulación, lo que para muchos autores2 implica contribuir a su transparencia y normalización. En español se ha usado la palabra cabildear (inglés to lobby) para describir la actividad de los lobbies.

(2)     En España, el Tribunal de Cuentas es el supremo órgano fiscalizador de las cuentas y de la gestión económica del Estado y del sector público, sin perjuicio de su propia jurisdicción, de acuerdo con la Constitución, la Ley Orgánica 2/1982, de 12 de mayo, del Tribunal de Cuentas (LOTCu)2 y la Ley 7/1988, de 5 de abril de Funcionamiento del Tribunal (LFTCu).3 Ejerce el control externo de la actividad económico-financiera del sector público estatal, autonómico y local, así como de la contabilidad de los partidos políticos.4 Todos los miembros del Tribunal de Cuentas son nombrados por el poder legislativo: “seis por el Congreso de los Diputados y seis por el Senado, mediante votación por mayoría de tres quintos de cada una de las Cámaras, por un período de nueve años” (art. 30.1 LOTCu), y el Fiscal del Tribunal de Cuentas “se nombrará por el Gobierno” (art. 32 LOTCu).5

(3)     Nuevo artículo 135.3 de la Constitución Española: Los créditos (no concedidos por Banco Central Europeo, sino por capital privado) para satisfacer los intereses y el capital de la deuda pública [deuda pública del Estado derivada de asumir la deuda privada] de las Administraciones se entenderán siempre incluidos en el estado de gastos de sus presupuestos y su pago gozará de prioridad absoluta. Estos créditos no podrán ser objeto de enmienda o modificación, mientras se ajusten a las condiciones de la Ley de emisión.

Fuentes de información:

http://www.hoy.es/rc/20130703/mas-actualidad/nacional/crespo-amenaza-destapar-politicos-201307031023.html

http://www.elmundo.es/elmundo/2013/07/03/espana/1372840879.html

http://www.diariodeleon.es/noticias/espana/la-justicia-investiga-a-varios-cientos-de-politicos-acusados-de-corrupcion_760119.html

http://labuenanoticia.com/lista-pol%C3%ADticos-imputados-corrupcion-que-se-presentan-elecciones

http://www.elderecho.com/penal/indulto-inquietante-antigualla-diletante-politico_11_543430001.html

http://www.elperiodico.com/es/noticias/al-contrataque/indulto-cuatro-mossos-2258079

http://m.forocoches.com/foro/showthread.php?t=3028793

http://www.noticiasdealava.com/2013/01/20/sociedad/estado/espana-paraiso-del-indulto

http://es.wikipedia.org/wiki/Corrupci%C3%B3n_en_Espa%C3%B1a

http://politica.elpais.com/politica/2013/03/06/actualidad/1362567269_424019.html

http://blogs.lainformacion.com/a-base-de-datos/2011/11/22/tres-razones-por-las-que-la-ley-electoral-es-injusta/

http://ecodiario.eleconomista.es/interstitial/volver/securitasjun13/mercado-continuo/noticias/3547842/11/11/Los-pequenos-vuelven-a-denunciar-la-injusta-ley-electoral.html

http://pollo-sincabeza.blogspot.com.es/2013/02/tribunal-cuentas-ineficacia-manipulacion-politica.html

http://noticias.juridicas.com/articulos/00-Generalidades/201107-8125798525.html

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/05/15/actualidad/1368647747_649513.html

http://www.abcdesevilla.es/20081009/andalucia-actualidad/independencia-judicial-espana-existe-200810090145.html

http://www.eleconomista.es/interstitial/volver/securitasjun13/empresas-finanzas/noticias/4944817/06/13/Sin-independencia-judicial-no-hay-Estado-democratico-reaccion-del-juez-Silva-tras-ser-apartado-del-caso-Blesa.html

Mario López Sánchez (Vocal de Piratas de Extremadura)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s