Pacto entre cerdos.


rubalcaba_rajoy_debateLa obsesión repentina de Rubalcaba por demostrarnos que es un hombre de izquierdas florece de ese mismo sentimiento de culpa característico en asesinos confesos, que argumentan haber matado porque no le quedó otro remedio, fuera por celos, por odio insuperable o miedo. La cuestión es que necesitan lavar su consciencia de la forma menos gravosa, sin caer en el flagelo o la depresión: Un sencillo y fascinante mecanismo de defensa de nuestra maravillosa y compleja psique.

Rubalcaba es un derechista neoliberal, uno más de esos mediocres con ínsulas que se alimenta de la desinformación de unos medios controlados, en su mayor parte, por el poder financiero, que más que noticias venden personas, venden la imprudente confianza ciega de todos nosotros (o al menos de gran parte de nosotros), que engañados nos negamos a ver la evidente perdida de la ética profesional periodística. Rubalcaba es un empleado, un lobby de la banca, que se ha convertido en un monstruo más de esas campañas electorales a crédito, un yonki del dinero fácil, del poder fácil que los idiotas tanto gustan regalar a otros idiotas…y que la prensa oculta encantada, siempre y cuando los dividendos fluyan en la dirección correcta. Huelga señalar las reformas contra-natura de la Constitución, donde la “izquierda española” (a la que dice pertenecer Rubalcaba) cometió la mayor atrocidad que se ha llegado a perpetrar contra los intereses del pueblo español desde el golpe de Estado del General chusquero Francisco Franco. Y como no, para rizar el rizo, esta izquierda contemporánea de necios, cobardes y traidores se colocó a la altura de los más viles de nuestra historia ayudada por la extrema derecha del Partido Popular. Reformaron y modificaron la carta magna con la aviesa intención de convertir nuestro Estado en usufructo de la Banca especuladora. Los españoles, a pesar de ser titulares de la soberanía de la nación, nos vemos sometidos al nuevo parámetro constitucional que  nos obliga a invertir todo nuestro patrimonio en el pago discrecional de una deuda generada de forma artificial, a pesar de que el resto, ya sea inversión para el desarrollo, asuntos sociales, sanidad o educación, tuvieran que quedar paralizados o incluso excluidos de los presupuestos generales del Estado. A pesar de ser dueños de nuestra tierra, no tenemos poder sobre ella. Es evidente que no se puede ser de izquierdas y firmar con la derecha semejante decreto golpista.

Rubalcaba es un hombre nervioso, que en su fuero interno sabe que jamás será presidente de España, y eso perturba su ego vicioso. Se empecina en mostrarnos un rostro progresista, mientras que en la intimidad de la orgía neoliberal se reúne con lo más bajo, lo más rastrero, lo más depravado de nuestra especie, para pactar políticas de continuismo capitalista, que visto lo visto nos están conduciendo no solo a la destrucción de nuestro Estado, sino también, y lo que es igualmente grave, a la aniquilación de eso que llaman espíritu humano, a la degradación, la corrupción y la muerte.

Rubalcaba es un cerdo con hambre, que se comería cualquier cosa con tal de engordar, con tal de prevalecer, un pútrido omnívoro y caníbal, que quiere convencernos de que una sociedad desregularizada, sin más amo que el poder del más fuerte (como así define la base fundamental del neoliberalismo) es la mejor opción de supervivencia. Rubalcaba es de esos que cierra los ojos ante los huesos de los caídos en nombre del capital, en nombre del nuevo mega Estado feudal europeo, un mercenario al servicio de una gran banca omnipresente y que por fin se ha deshecho del molesto control de los poderes públicos, con una estrategia tan simple como comprar a esos poderes públicos para luego menguarlos, adelgazarlos hasta casi hacerlos desaparecer, ningunearlos y perderlos finalmente entre los castillos enormes de los señores del dinero.

Ahora el cerdo pútrido y caníbal (metafóricamente hablando, claro está) se empeña en hacer divisiones de pensamiento en su pacto con la derecha reaccionaria española, con los herederos de los que asesinaron la democracia, la república y a cientos de miles de individuos que se negaban a pensar como ellos. Se ha aliado para pactar una gran política conjunta europea que nos lleve a todos por la senda neoliberal, directos al feudalismo, al esclavismo, a la dependencia…Pero se niega a que nuestros ojos lo vean así. Rubalcaba se exhibe como ese animal mitológico imposible de dos cabezas; quiere ser un fascista al tiempo de un progresista, quiere ser un socialista y un capitalista, quiere ser un presidente de nación soberana mientras trabaja para la banca…Quiere lo imposible, lo que no existe, lo que la naturaleza y la ética consideran una aberración. Y en su juego perverso se ha propuesto convencernos de que hay una palpable diferencia entre lo que él representa y lo que representan sus jefes. Quiere convertir en paradoja lo que es pura y simple contradicción. Rubalcaba es el Cristo y el Anticristo, sin paños calientes, es el que te besa mientras te apuñala, el que te da de comer y te roba la casa…

Y luego está el pueblo español, esa maraña imbécil que jamás ha tenido sentido de nación, de grupo, de estado, de sociedad con los mismos fines y objetivos, esos siervos del caciquismo que tan cómodos se sienten en la inopia. Por lo tanto pobre de aquellos que ya abrieron los ojos, pobre de esos pocos que ven, pobres…

Mario López Sánchez (Vocal de Piratas de Extremadura)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s