Monago, los pobres y nuestros impuestos…


Como bloguero y comentarista político, he llegado a la conclusión de que hay en ciertas ocasiones que es mejor centrarse tan solo en la suministración de datos. De hecho creo que el ejercicio periodístico “puro” se basa en eso, en la aplastante objetividad de las circunstancias explicadas sin entrar en interpretaciones personales. ¿Pero qué pasa cuando te encuentras con noticias como la que pudimos leer el día 20 de Diciembre en la prensa regional, al respecto de la aprobación de ayudas para la “integración de personas en situación de emergencia social”? La Junta de Extremadura ha considerado oportuno destinar una partida de 495.000€ para dicho menester. Es preciso implementar el dato con las cantidades que se destinaron el año anterior, que representaron el montante de 1.798€ para toda la región. Y no, no es un error. El dato es exacto.

pobre

He tenido que morderme la lengua para no entrar en comentarios personales, antes incluso de terminar la disección de la noticia. Pero hice un esfuerzo y espero que el resultado satisfaga a los lectores.

A pesar de que la cantidad que la Junta ha destinado este año es ostensiblemente mayor que la del año anterior, es evidente que la suma apenas se acerca a la necesidades reales de la población en riesgo de exclusión social. Por ejemplo; en Extremadura se cuentan ya por miles y decenas de miles las personas que comen gracias a organizaciones como Cáritas, Cruz roja o Bancos de alimentos. No hablamos de unos pocos cientos, ya que esa cantidad tan solo representaría a Plasencia, con 900 personas atendidas, o Montijo, con más de 300 familias, por nombrar dos casos particulares. Sin embargo lo más grave parece que está por llegar. Extremadura cuenta con tasas de paro que superan la media del 25%. En menos de un año la región podría convertirse en un enorme centro de pobreza extrema, más cerca del tercer mundo que de occidente.

Frente a este dato nos encontramos con el de las afiliaciones a la Seguridad Social, que nos servirán como indicativo para saber cuánta gente trabaja en la región. La cifra es de 391.857 personas, aproximadamente. Ahora hagamos una simple regla de tres, donde hallaremos la cuantía económica que la Junta de Extremadura ha considerado oportuno apartar de los impuestos de cada uno de los trabajadores extremeños para contribuir en el cuidado y manutención de la gente sin ningún tipo de recurso: 495.000€ entre 391.857 trabajadores, da como resultado 1,26€ anuales, que dividido por 12 meses del año se convierten en 10 céntimos de euro por afiliado a la seguridad social. Esa es la cantidad exacta que el presidente Monago ha decidido destinar para alimentar a los hambrientos, 10 céntimos de euro por trabajador.

Voy a seguir conteniéndome y no me excederé en los comentarios personales. Tan solo advertirle al gobierno de que estoy casi seguro que los ciudadanos extremeños con trabajo habrían hecho el esfuerzo de invertir otros 10 o 20 céntimos más al mes sin la más mínima queja. Voy incluso más allá, y le digo que hasta 1 euro no le molestaría a nadie. No se, pero me da a mí el pálpito. Lo que en términos globales representaría un incremento del 1.000% en las partidas destinadas para emergencia social. ¿No está mal, verdad?

Así que cuando oigan a nuestros gobernantes decir eso de que “no hay dinero para atender a todos los necesitados”, acuérdense de los datos que les he presentado en este artículo, y después decidan como responderles.

Mario López Sánchez

Vocal de Piratas de Extremadura

 

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s