CARTA DE UN MILITANTE DE PIRATAS DE EXTREMADURA A UNA MILITANTE SOCIALISTA


(De como nosotros no tenemos que usar máscaras anónimas)

 ¿De verdad creen ustedes que soy alguien que necesita ocultarse tras una máscara para decir lo que pienso? Os recuerdo que tanto los militantes socialistas, como los populares, precisamente me desprecian por haber sido siempre honesto con mi forma de pensar, por no haber ocultado jamás mis ideas, y por no haber pretendido congratularme con todo el mundo en un ejercicio de simple interés electoral.

Pero voy a ser más claro aun. Para empezar voy a decirte a cara descubierta lo que opino de la militancia socialista y popular. Y voy a centrarme en esas dos formaciones porque representan a los dos partidos mayoritarios que han tenido el mando de este país durante el periodo al que le hemos querido llamar democracia.

En rasgos generales creo que los militantes de ambas formaciones deberían estar imputados, en mayor o menor medida, por supuesta colaboración con banda criminal. ¿Y por qué digo esto? Pues porque pertenecéis a organizaciones que bajo la lupa de la verdad pueden considerarse criminales. La gran mayoría de los que pagáis las cuotas del partido religiosamente, que seguís a pies juntillas los mandatos de vuestros superiores, y que leéis los principios programáticos que os envían desde la federal como si fueran dogmas de fe, sois muy conscientes de que vuestros partidos han utilizado las instituciones públicas a su antojo, con un ánimo de lucro y beneficio personal que atenta contra cualquier principio democrático occidental.

Puedo empezar por la manipulación de la banca pública (o cajas de ahorro), que lejos de haber sido utilizadas para sus fines originales, las han convertido en un nido de delincuentes y especuladores sin escrúpulos, al servicio exclusivo de la financiación que ambos partidos necesitaban, ya fuera para sus campañas electorales  o para comprar y devolver favores a particulares. Una irregularidad tras otra silenciada desde vuestras federales, traicionando al pueblo español y vendiendo su futuro como si fuésemos ganado barato. En palabras del Secretario General del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero: “La paciencia con la banca ha de ser infinita”

Continúo con la manipulación del tribunal de cuentas, que debe regir el buen funcionamiento de los protocolos de financiación de los grupos políticos, y que se ha intoxicado por simpatizantes del PP y del PSOE de forma premeditada. Prueba de ellos es que  con una regularidad pasmosa han hecho la vista gorda en graves casos de financiación irregular, concediéndole a estas dos formaciones una apabullante ventaja mediática y logística frete al resto.

Ni que decir de la injerencia en el sistema judicial, de como se ha politizado la justicia, y de la ruptura que esto representa en un sistema de derecho. A falta de separación de poderes no hay democracia ni libertad, sino una pantomima orquestada por el gran poder que todo lo controla: “El Partido”

 Podemos también hablar de la tolerancia pasmosa ante los casos de corrupción generalizada en ayuntamientos y comunidades autónomas, de los pelotazos inmobiliarios y del enriquecimiento ilícito de una buena partida de cargos públicos. En la misma línea, pero a escala planetaria, estaría la violación de los principios constitucionales en colaboración con los poderes fácticos, hasta el punto de modificar nuestra carta magna con la solo intención de anteponer los intereses privados de grandes entidades de crédito extranjeras a los intereses de todos los españoles. Lo que se llama en otros términos una capitulación financiera con la venta intrínseca de la soberanía del país.

Sigo con la complacencia perversa de los poderes públicos hacia las políticas de especulación, y la falta absoluta de regulación estatal hacia un mercado que ha dilapidado un derecho fundamental de los españoles, que no es otro que el derecho a la vivienda. Los inspectores del banco de España advirtieron de que cientos de miles de familias se encontrarían en una terrible situación de impago en muy poco tiempo, y que eso podría generar un caos social. Pero el gobernador del mismo banco de España no hizo absolutamente nada, permitió los excesos y la repugnante connivencia de la casta política con la banca, precisamente porque su ilustrísimo cargo público es elegido por políticos. Antepuso sus intereses personales a los del bien común.

Es también digna de mención la insistencia de los grandes partidos políticos en el veto de las leyes de transparencia, que solo pretende dotar al pueblo español de su derecho a conocer con exactitud las cuentas públicas. Un año tras otro este derecho es negado por el PP y el PSOE.

Otro golpe al corazón del Estado fue la venta de las grandes empresas públicas con vanas excusas de insostenibilidad, desprotegiendo al ciudadano frente a la manipulación pactada en el precio y la calidad del servicio que las compañías privadas ejercen en aspectos tan esenciales para la buena marcha de una sociedad, como son las telecomunicaciones, la energía y la banca.

No me quedo en el tintero que tanto PSOE como PP se han negado durante 40 años a actualizar la ley electoral, que tiene evidentes carencias y está muy alejada de los parámetros lógicos de representatividad ciudadana.

Para ir terminando es necesario que la gente sepa que ambos partidos han practicado con asiduidad la interpretación insidiosa de la ley para indultar a delincuentes condenados de toda índole, tanto financieros como torturadores o violadores, quizá por cierta cercanía política o por simple devolución de favores anteriores.

Ya sean los militantes del PP como los del PSOE colaboráis, tanto con vuestras cuotas y con vuestra defensa a ultranza de las cúpulas de poder de vuestros partidos, con individuos que bien podrían ser considerados organización criminal si estuviéramos en un país serio. Se ha dilapidado el dinero del contribuyente y se ha manipulado la ley para institucionalizar el delito, para legalizar el robo, el saqueo y la traición a la patria.

No tenéis absolutamente ninguna autoridad moral para hablar de mí, ni de los que conmigo defienden un cambio radical en el sistema. Deberíais avergonzaros de todo lo que habéis consentido, de todo lo que habéis defendido y agachar la cabeza frente a los ciudadanos que habéis engañado e insultado.

 Mario López Sánchez

Vocal de Piratas de Extremadura

Anuncios

4 comentarios

  1. España es un país de borregos. No entiendo como cada cuatro años salen votados los mismos que han abusado de nosotros durante ese período. Es una vergüenza. ¿Qué cojones le pasa a la gente?

    Es cierto eso de que el pueblo se merece a sus gobernantes, pero como dijo Quevedo, también es cierto eso de que donde hay poca justicia, es peligroso tener razón. Y por desgracia, los que vemos la verdad tan nítida y cristalina somos una minoría. Y lo peor es que ya no es necesario ir en busca de esa verdad, nos la han hecho ver a hostias.

    Ánimos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s