Pensamientos impuros sobre España


¿Hacia donde vamos? Es una pregunta que llevo demasiado tiempo haciéndome. Hace años sospeché la respuesta. Pero aun me faltaban datos. Solo me basaba en conjeturas, en suposiciones y análisis subjetivos. Hoy las noticias son demasiado apabullantes para obviar la realidad. El pueblo español perdió su soberanía justo en el mismo instante en que la trama político informativa nos convenció de que era bueno para nosotros firmar los tratados europeos, anexionarnos a la moneda única y desregularizar todo el sistema financiero.

Ahora los españoles no tenemos control sobre el valor de nuestro billete, no podemos devaluarlo, no podemos actuar sobre los mercados y las garras de los grandes bancos sujetan a la casta política tan fuerte, que ya ni tan siquiera celebran un pleno sin consentimiento de la misma. Solo haría falta una llamada de teléfono desde las cloacas del mundo financiero para que las sesiones del parlamento se suspendieran hasta nuevo aviso. ¿Lo dudan?

Se han liquidado nuestras grandes empresas, vendiéndolas a poderosos grupos empresariales. La energía, que puede desquiciar la inflación de un país, está en manos privadas, tan opaca que ni tan siquiera existen auditorías al respecto de los costes reales de producción, pero sin embargo nuestro Estado acepta humildemente los datos que las compañías les ofrecen. La banca pública fue dilapidada y utilizada para el enriquecimiento y la promoción de políticos corruptos. Los sectores estratégicos, como las telecomunicaciones, fueron regalados a precio de costo. Todas y cada una de nuestras grandes empresas públicas le fueron arrebatas al pueblo con peregrinas excusas de insostenibilidad. ¿De verdad hay alguna empresa privada que compraría algo ruinoso? La cuestión es que los ciudadanos españoles cada vez son más pobres y más dependientes de terceros.

Le toca el turno a la educación, a la sanidad, a los servicios de aguas, a la justicia. Los pilares del Estado se están desmontando a toda máquina. La gente lo acepta con resignación, empujadas por el miedo, por los falsos análisis que definen nuestra situación como una crisis, cuando en realidad estamos ante la mayor operación fascista de la historia de la humanidad. Lo que no consiguieron las armas en la segunda guerra lo conseguirán los índices de deuda. El plan es casi perfecto. Algunos flecos están aun suelto, como los medios de comunicación libres (y sí, me refiero a la red Internet) Pero para eso inventaron historias de miedo, que han  llevado a los personajes mediáticos a defender leyes restrictivas de contenido, como la de Propiedad Intelectual,  SOPA Y ACTA, que en realidad solo pretende ejercer un control absoluto sobre un entorno que se les escapa de la manos. Los poderes fácticos necesitan borregos, necesitan gente desinformada, incultivada, involucionada. Y para ello tiene que cortar las sinapsis que mantienen unidos nuestros cerebros. La red Internet es el eslabón perdido.

Es evidente que nuestros políticos han dejado de servir al interés nacional. Primero está defender el futuro del partido, su perduración en el tiempo, que paradójicamente está ligada a base de deudas extremas con los poderes financieros. Por lo tanto ya no actúan como representantes del pueblo, sino como lobbys empresariales, como topos que se han colado en el engranaje de la administración pública, ejecutivos pagados por grandes firmas. No se equivoquen. En el parlamento no hay políticos, sino siervos de la banca y el gran capital.

El Estado Español está a un paso de convertirse en una megaempresa de servicios accesible solo para los ricos, con una fuente inagotable de mano de obra barata, y la seguridad represora de las mercenarias fuerzas policiales para casos de rebelión obrera.

Falta muy poco. Lamentablemente, si el plan de los abyectos financieros no lo torcemos, pronto será imposible resolverlo con la paz. Arderán las calles, correrá la sangre, y otra vez se repetirá la historia.

En tu mano está evitarlo…

Mario López Sánchez

Vocal de Piratas de Extremadura

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s