Leyes solo para algunos


5 de la mañana. A pesar de que estoy en paro (la primera vez en 21 años) es hora de levantarse. Pero no se equivoquen. En realidad no me apetece salir tan temprano de la cama. Es que en la Avenida de Colón, a no ser que tengas doble ventana y tapones en los oídos, es imposible dormir a partir de esa hora. ¿Por qué? Bueno, pues eso habrá que preguntárselo al señor Alcalde y a su Policía Local. Al parecer el celo con que se ha perseguido a un buen número de locales de hostelería (bares y restaurantes) no se aplica por igual en todas las zonas del pueblo. Aquí los horarios no existen, y la gente sale de algunos locales a las 7:30 de la mañana, con un evidente estado de embriaguez que les imposibilita para ser plenamente conscientes de sus excesos.

Contenedores corriendo calle abajo, lunas destrozadas, pitidos, voces, vandalismo descontrolado, peleas, coches rayados a navaja y ruedas pinchadas…un compendio de brutalidades variadas que se practican con la impunidad que les otorga una policía local que jamás, y digo jamás, aparece por el barrio a las horas concretas en que todo el mundo sabe se produce el pico máximo de actividad delictiva.

¿Será el alcalde consciente de todo esto? Bueno, quizá sí, quizá no. Es difícil acertar con este personaje de tebeo, que mantiene un desgobierno propio de caciques de cortijo, con el pueblo en unas condiciones de higiene desconocidas y con unas tasas de delincuencia igualmente sorprendentes para un lugar tan pequeño.

8 de la mañana. La cosa se calma. Cierran los últimos locales. Deben tener una licencia especial concedida puertas a dentro del despacho municipal. ¿Prevaricación? Tampoco es fácil saberlo. La cuestión es que lo que cuento ocurre cada semana, sin excepción.

No hay policía capaz de enfrentarse al problema. Al menos no en este pueblo. Incluso me he dirigido personalmente a alguno de ellos para preguntarle, y su repuesta ha sido que no vienen por aquí porque les da “MIEDO”. Tenemos unos agentes de seguridad que solo se atreven a hostigar, insultar y acosar a personas pacíficas, que saben a ciencia cierta que por muy hartos que estén de sus patochadas no les van a partir la cara, ni a estrellarles una botella de JB en la gorra. Así que suponemos que recurrirán a la estrategia de siempre, meterse en sus escondrijos y dejar que sean los ciudadanos los que se enfrenten entre si.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s