Un pregunta para el PSOE de Montijo


Volvemos en esta entrada a hablar sobre cuestiones de mi pueblo extremeño, Montijo, y de sus peculiaridades que lo hacen diferente:

Se ha celebrado en la sede del PSOE de Montijo una Asamblea-Congresual (bonita palabra compuesta) de donde han salido elegidos los nuevos Secretarios, con Manolo Gómez a la cabeza bajo el 95% de los votos. Mi sincera enhorabuena por el apoyo recibido de sus compañeros de partido. Pero ya que estamos quisiera hacer un ejercicio de memoria histórica y plantearle al Secretario General de Montijo una pregunta que creo indispensable para entender el entorno político en el que nos movemos:
No hace demasiados años, cuando el PSOE empezaba a asentar su inmenso poder Regional,  se celebró aquí en Montijo y en la misma Casa del Pueblo, aunque con distinta dirección postal, otra fiesta democrática de características similares, donde con un  apabullante 99% de los votos y la presencia de un centenar de militantes, otro candidato a secretario General (que por cierto ya había ganado un par de procesos electorales) salió reelegido como cabeza del PSOE local. ¿Su nombre? Todos los saben; el señor Luis Grajera. Pero eso es irrelevante. La cuestión es que tras aquella votación que le dio una indiscutible victoria, un representante enviado desde la Regional del Partido se personó en la sede local socialista con una señora de pelo rubio agarrada de la mano (en sentido figurado, claro está). Las intenciones de este extraño personaje fueron claras desde el principio. Resumiendo y para no aburrir al lector;  el señor Luis Grajera molestaba a los de arriba por sus constantes exigencias y debía ser sustituido de forma inmediata por la rubita de turno, o también conocida como Mercedes Molina, más dócil y manejable desde las altas esferas regionales. Así se hizo, aunque no sin consecuencias. El 90% de la militancia dimitió o tiró su carnet a la papelera. Luis Grajera fue expulsado con un golpe de mano fascista y la nueva secretaria general, con una sede cuasi vacía, se dedicó desde entonces, y ayudada por sus padrinos, a buscar militantes calle por calle, ofreciendo protección y arropo de la gran familia socialista.
Y ahí va mi pregunta: ¿Qué le parecería a Usted, señor Manolo Gómez, ser víctima de la misma barbarie que sufrió el señor Luis Grajera? ¿Qué pensaría entonces del Partido, de su funcionamiento y distribución interna de poder? Párese un poco a analizar la respuesta, hágalo muy despacio, y sobre todo medite una cuestión trascendental a nivel moral y ético, como es su pertenencia a ese nuevo partido socialista Montijano, excretado por una salvajada fascista que habéis callado durante más de una década, pero que la historia debe recordar si queremos progresar como democracia y como seres humanos.
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s