Las 10 cosas que tu Supermercado no quiere que sepas


1. Los carritos de supermercado son un nido de bacterias

como las que se encuentran en los cadaveres y en los excrementos. Donde pones la lechuga han podido estar antes los zapatos de un niño, un cadaver de cochinillo, alguien con las manos recien estornudadas o vete a saber… Lo ideal sería limpiar con una toallita desinfectante al menos las asas y lavarse bien las manos, además de las frutas, verduras, etc. Hay más bacterias en los carritos de supermercados que en las escaleras mecánicas o los baños públicos, por ejemplo. Puagg!

Es recomendable lavar la fruta y los envases que metamos al congelador, lavarnos las manos y si es posible desinfectar un poco el carro con alguna toallita limpiadora.

2. Las fechas son abiertas:

“Consumir preferentemente” significa generalmente que podemos consumir el alimento cuando queramos, aunque pasada esa fecha es posible que no sepa tan bien o no tenga la misma textura. “Caducidad” es la fecha tras la cual no se permite que se venda el producto, pero exceder 2 o 3 días esa fecha casi nunca es perjudicial, aunque depende de la política de los sitios (en Lidl muchas cosas caducan realmente cuando dicen…)

3. Las golosinas o comida preferida de los niños se situa conscientemente en su radio de visión:

Cereales de chocolate, pasta divertida, golosinas, etc se sitúan en el campo de acción y visión de los niños, que son compradores en potencia como cualquier padre sabe…

4. La comida precortada y preparada es mucho más cara:

todo el mundo sabe ésto, pero a veces no usar el cuchillo o especiar un poco la carne supone pagar el doble del precio normal.

5. Los alimentos saludables y básicos son más difíciles de encontrar

Por todas partes encuentras chocolatinas, precocinados, snacks… Pero la leche o el pan siempre está en el punto más alejado de la entrada o en sitios que parecen escondidos, para que así en el camino compres otras cosas. Incluso dentro de los lineales encontrarás más facilmente la pasta más “apetecible” y popular que las básicas, porque colocan los productos premium expresamente al nivel del ojo.

6. Las cabeceras de los pasillos son expositores por los que se paga mucho dinero:

En el super, entre pasillo y pasillo, se amontonan productos que a menudo parecen estar de superoferta, pero este espacio se compra por las marcas y no siempre significa que el producto esté más barato.

7. Las ofertas y promociones no siempre nos convienen:

Parece ser que introducir cifras en los carteles aumenta las ventas un 30%, pero no siempre es un buen precio el anunciado con cifras enormes. Tampoco compensa siempre comprar 3 en vez de uno por aquello del 3×2 o peor aún… Eso de “2ª y 3ª unidad a menor precio, cuanto más compres más barato.

8. El merchandising dirige tus pasos, no eres tú

Todo está friamente calculado para que gastes más dinero del que pretendías gastar. Simplemente intenta comprar un cartón de leche sin llevarte nada más…

9. La ensalada puede hacerte enfermar

Ojo con la mahonesa y alimentos del mismo estilo fuera de casa, incluídos los precocinados del supermercado; porque pueden contener salmonella.

10. El super no se limpia tan a menudo como crees

Los supermercados no son sólo la parte donde se exponen los productos. En las áreas donde se prepara la carne, las verduras o los almacenes y frigorificos no suelen cuidar tanto la higiene o apariencia.

BASADO EN: 10 cosas (más) que tu super no quiere que sepas VIA: Lifehacker

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s