Mil razones


Hay mucha gente que aun se pregunta por qué me vine a Alemania si tenía un negocio, una casa, la familia en Montijo…bueno, una vida.
Con el tiempo os voy a ir contando. Por lo pronto hoy solo daré un adelanto.
A continuación vais a ver dos imágenes. La primera eran las vistas que tenía desde el balcón de mi casa en España. Además, por las tardes, el bar de más abajo se llenaba de tipejos la mar de agradables, que aparte de ponerse hasta el puto culo y molestar y amenezar al vecindario, con poco más llenaban sus miserables, monótonas y aburridas vidas.
La segunda foto es de una de las vistas desde el balcón de mi casa en Alemania, donde solo oigo pájaros y de vez en cuando un niño que se asusta con la mala sombra que gastan los Cisnes que viven en el lago que hay más abajo…
Las vistas en España


Las vistas en Alemania
Ya os digo; hay mil razones. Hoy solo os voy a mostrar esta. 
Algunos también dirán que podía haber cambiado de barrio. Pero amigos mios, en España, las posibilidades de que tu barrio degenere hasta convertirse en un estercolero, son demasiado altas… De echo, cuando compré mi piso, la casa de enfrente no estaba abandonada y en el bar de abajo no había tanto cabrón. 
Creo que el ejercicio de hipotecarse en España debería estar catalogado como deporte de riesgo extremo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s