Historia de una muerte anunciada


Nos hemos acostumbrados a convivir con titulares como el que aparece en el diario “HOY”, que dice; “Los Partidos pierden la batalla ante la corrupción”.
Tras el titular nos muestran una lista de parásitos con siglas políticas, que aprovechan su posición para extraerle a España hasta la última gota de sangre.
Evidentemente, en otros países Europeos, una noticia semejante sería un escándalo inasumible. Pero en España la corrupción forma parte de la fauna y flora, al igual que los alcornoques y los buitres carroñeros. Dos analogías que encajan perfectamente para este caso.
En otro titular del mismo periódico, y por completar el día, podemos leer que la falta de dinero ha dado al traste con las pequeñas formaciones políticas que pretenden presentarse a las elecciones. Ni que decir tiene que, de todas formas, España ya salió a subasta poco después de la transición a la democracia, y se la quedaron los Banqueros, que a base de financiar las campañas de Marketing de los grandes partidos (PP, PSOE), a cambio pretenden y consiguen campar a sus anchas desvalijando a los ciudadanos y reventando la caja de fondos públicos. 
En los último años hemos asistido a el robo más espectacular de la historia de la humanidad, perpetrado por las entidades financieras y parapetado con una legislación a medida, redactada y aprobada “in situ” por la clase política más corrupta que hemos tenido la desgracia de conocer. Han vendido su país (nuestro país) a cambio de condonaciones de deudas privadas y tratos de favor. Es un hecho que estos partidos mayoritarios deben miles de millones a la banca, que sin dudarlo aprovecha la delicada situación para chantajear a unos individuos que saben fáciles de pervertir.
Solo hay que ver la foto del Palacio de la Moncloa, con Zapatero flanqueado por Botín, presidente del Santander, Juan Miguel Villar-Mir, dirigente de la constructora OHL y Rafael del Pino, de Ferrovial. También estaba José Rosell, el nuevo presidente de CEOE, e Isidro Fainé, máximo responsable de la Caixa.
Perez Rubalcaba y Elena Salgado acompañan en posición de guardaespaldas al “Presi”, supongo que para evitar que en la reunión les roben hasta la cartera.
En fin. Mientras tanto España se desmorona. Y nada va a pararlo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s