Pandemia Jilipollil


La ley del menor provoca situaciones realmente peculiares: En un famoso Centro Comercial de Montijo, según fuentes internas, tres chicas menores de edad se inflan a robar, amenazan a  los empleados, provocan altercados y, por supuesto, se permiten el lujo de contar sus tropelías entre las colegas del barrio, sin que nadie mueva un dedo para evitarlo. La cosa es que la ley del menor las protege, y sabiéndose amparadas, tras la negativa del Centro Comercial a volver a permitirles la entrada, las nenas moninas han solicitado la hoja de reclamaciones exponiendo (y esto es lo mejor) “que se sienten discriminadas por los empleados del Centro Comercial, y que piensan que dicha discriminación se debe a que son KINKILLERAS”. Sí, como lo oyen. Ellas mismas se definen como KINKIS, sin el más mínimo pudor. Y es que las maneras barriobajeras están de moda: GRAN HERMANO, SÁLVAME DIARIO y otros programas del estilo, con sus monstruosos personajes, nos presentan una sociedad invadida por la estupidez cronificada y las sabaletas de chabola. La verdad es que no se si llorar o reir.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s