¡¿Y ahora vienen con esas?!


Fernández Vara quiere hacer antorcha electoral de un proceso inherente a la democracia, eso sí, olvidado por la propia clase política, pero que ahora reclaman orgullosos como seña de identidad. ¿De que hablo? Pues de esa cosa que llaman gobierno participativo. O gobierno abierto. Como quieran ustedes definirlo. ¿Que en qué consiste? Pues básicamente en escuchar a tu pueblo. Y también os preguntaréis ¿cómo lo van a hacer después de haber perdido la costumbre tras años de seudo-democracia fascista? Magia. Han abierto una Web donde la gente del ciberespacio puede plasmar sus ideas, proyectos, sugerencias y opiniones al respecto de cómo se debería gobernar. Vaya con Fernández Vara y su pandilla. Llevan en el poder 30 años y aun no se habían fijado en que existe una inmensa multitud de foros de opinión, prensa digital, blogs y demás plataformas, en la que los ciudadanos que nos gusta implicarnos en la vida política opinamos y sugerimos día tras día, sin descanso y a pesar de saber que nuestra voz solo sirve para irritarlos, que carece de efectividad y convicción para estos burócratas pardillos, incapaces de distinguir entre su propia boca y el agujero del culo. Aunque enormemente arrogantes y narcisistas.

Esta nueva Web de opinión no es más que el intento desesperado por evitar un proceso inevitable que degenerará en un violento conflicto social, les guste o no. La intención de Fernández Vara, como la de Manolito Gómez en Montijo, o la de otros muchos alcaldes y futuros alcaldes socialistas, que actúan bajo el criterio unificado de la Gran Cabeza Gigante, no es escuchar y ayudar a la evolución positiva de la democracia. No os equivoquéis. El problema que quieren resolver es la absoluta falta de iniciativa y el bajísimo cociente intelectual que hay entre los militantes de su grupo político, incapaces de enfrentarse al inmenso reto de una sociedad quebradiza, que se precipita hacia la convulsión de un Estado del Bien Estar insostenible y una economía volatilizada por la especulación y la corrupción.

Se les ha ido de las manos. No saben ni por donde empezar. Y necesitan que alguien externo a su grupo de incapaces, aunque sobradamente aleccionados y sumisos, les indique un camino a seguir. No quieren apearse del poder. No quieren abandonar la nube de confort donde viven. ¿Qué iban a hacer ellos en el mundo privado? Pues la mayoría pasar un puto hambre que te cagas. ¿Solución? “Pues convencemos al pueblo de que somos güais que lo flipas, que vamos a escucharles por encima de nuestros intereses personales y de partido, y canalizamos esas voces en una Web única para ver si sacamos algo en claro, más eficaz que la mierda estúpida que sale de nuestras mentes acomodadas”.



Hace años que deberían habernos escuchado a los que advertíamos de lo que iba a suceder. Hace años que podían haber tomado nota, en vez de tacharnos de fascistas enloquecidos. Hace años… Existían los medios y las plataformas. Pero no se hizo. Y ahora vienen a darnos lecciones de democracia. ¡Jodidos paletos con carnet de partido!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s