Oda a las PYMES


52.000 millones. Ese es el dinero que deben 4.000 empresas públicas, que evidentemente se encuentran en una situación parecida al resto de las empresas privadas. La única diferencia es que el gobierno no paga por que no le sale de los huevos, y a pesar de ello todo el mundo se lleva el sueldo a casa. Los gerentes, los administrativos, los ingenieros y sobre todo los chupapollas. En el sector público todo el mundo cobra por muy arruinada que esté la empresa. Ahora bien, en el sector privado te expones a la mayor de las pesadillas, a la persecución sin tregua de bancos, hacienda, sindicatos y acreedores, todos con el objetivo preferencial de quedarte en calzones, sin pan y sin casa. Pero hay algo aun más inquietante: Con excesiva regularidad las empresas víctimas de las más aguerridas persecuciones y dilapidaciones económicas suelen ser las PYMES. Aquí se cumple invariablemente una regla que dice que si vas a deber pasta mejor es que debas “mucha pasta”. Los gordos tienen ERES, suspensiones y recursos para desaparecer. Los pequeños simplemente morimos, mientras a nuestro alrededor se descojonan los grandes capitales, acompañados por sus serviles, minúsculos  y acomplejados funcionarios. Y es que hay maneras tan indignas de vivir que quizá sea mejor morir.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s